Archive for 26 abril 2010

Consumismo infantil, la nueva escuela

Mucho se ha hablado en estos últimos años acerca del crecimiento de la publicidad en los medios de comunicación, principalmente los visuales como la televisión.  Así mismo como este aumento ha influido e impactado en la calidad de vida de las personas. Lo que antes se consideraban objetos de lujo y limitados a cierto sector de la sociedad, como el teléfono celular, ahora están prácticamente al alcance de cualquier presupuesto, y el querer aspirar cada día para obtener lo mejor de estos objetos, y que este a la vanguardia, se esta volviendo en una forma de vida que cada ves mas le da importancia al hecho de “como te ven, te tratan”. Lo cual lleva a las personas aun a pesar de no contar con un presupuesto familiar holgado, a  endeudarse mas allá de sus posibilidades reales.

Lo más preocupante de todo esto, es que ya no solo es la gente de mediana edad la principal consumidora de gadgets de ultima generación, ya que en años recientes se ha adherido un nuevo grupo que es el de los niños y adolescentes. 

Cada día y a través de anuncios pagados a medios visuales, impresos o vía SMS e Internet los jóvenes entre 8 a 18 años son invadidos con toda clase de tecnología con el único propósito de que sus padres se los compren y sean los mas caros y de moda. teléfonos celulares de punta, consolas de video juegos, televisores de LCD, reproductores de MP3 son el alimento con el que día con día son invitados (o quizás en algunos casos forzados subliminalmente) a comprar muy a pesar de que probablemente no cuenten con los recursos económicos para sustentarlos.

Aún así, los padres no queriendo que sus hijos queden al margen de sus demás amigos, cumplen sus deseos de consumo, brindándoles todo aquello que les piden o exigen, sin detenerse a reflexionar si aquello les va a ser de utilidad en su vida diaria, lo cual entonces es un eslabón más para que el de por si ya precario sustento diario se comprometa más en solventar deudas difíciles y largas de pagar.

Lamentablemente este comportamiento en lugar de traer la supuesta “felicidad” que conlleva traer un aparato moderno, lo único que ocasiona es una necesidad mas y más creciente e insaciable de poseer, porque lo que ayer fue novedad en unas semanas o meses se convierte en obsoleto y pasado de moda. Así entonces, la cadena de consumismo, compras compulsivas, deudas interminables sigue su curso sin que se le vea un final.

¿Qué se puede hacer entonces? ¿Cuál es la forma adecuada de enseñar a nuestros niños y jóvenes a ser personas menos consumistas y lograr que sus vidas no giren en torno a compras no necesarias? Los primeros pasos obviamente deben ser dados en casa. Lo que ven, es lo que imitaran. Si ellos ven en sus padres individuos que viven llenos de deudas, con las tarjetas de crédito hasta el tope, los cobradores tocando sus puertas y llamando sin cesar por teléfono, ese será el patrón de conducta que les será heredado: Compras compulsivas – deudas impagables.

Algo que también pesa en sus futuros hábitos de consumo será que tipo de vida les enseñamos a nuestros hijos a llevar, ¿Una llena de lujos excesivos e innecesarios? ¿Mostrarle a los demás antes que a nosotros mismos algo que no somos? ¿Qué tener tarjetas de crédito es sinónimo de dinero gratis? Lo que vivamos fuera de casa sino es congruente con lo de adentro, generará conflictos de índole familiar ademas de causar confusión en la propia identidad del niño, que ya no sabrá medir ni valorar lo que sus padres les compran, y creándole una falsa sensación de que “ellos me deben comprar todo lo que yo quiera, porque es su obligación”.

Si antes de anteponer lo material a nuestras vidas, se le diera prioridad a cosas de carácter familiar y humano, como el amor, el respeto, la lealtad, la responsabilidad y tantos valores más se podría tener la certeza que estamos educando adultos con iguales características y con grandes posibilidades de afrontar cualquier adversidad que se les presente.

Depende entonces de nosotros sopesar que es mas importante para sus vidas, ¿Un Ipod o una noche de juegos en familia? ¿El celular con más aditamentos o una hora de nuestras vidas para comunicarnos mas y mejor con ellos? ¿Una consola de ultima tecnología o un abrazo y todo nuestro amor?

Que lo de afuera no mueva nuestras vidas ni las de nuestros hijos, y que con nuestro ejemplo y amor hagamos de ellos los adultos responsables de mañana, capaces de vivir sin la necesidad de tener lo que no es esencial sino solo aquello que les traiga una verdadera satisfacción, comprometidos a cumplir con sus responsabilidades. Esa sera nuestra mejor y mas grande herencia.

En post siguientes les compartiré modos de enseñar a nuestros hijos a vivir al margen del consumo material, y que puedan llegar a ser personas más conscientes y moderadas. Porque todo es posible si juntos en familia lo hacemos. Salute!

El oscuro y seductor placer de la lectura

Es decepcionante: A los mexicanos no nos gusta leer, y mas que eso, nos molestan mas que un barro en la nariz los libros. De cualquier clase, tamaño, forma o contenido que estos sean; todo lo que tiene letras impresas causa mareos, nauseas y vértigos. Lo cual es ciertamente triste, no, mas que triste: trágico, ya que esta comprobado y de manera paradójica que mientras al individuo promedio de este país no le llama la atención adquirir literatura, los índices de impresión de publicaciones de muy dudosa calidad, están por los cielos. Revistas de chismes, periodicos vespertinos con fotos morbosas, cuentitos o novelitas semanales, todo ese tipo de impresiónes son irónicamente los que se consumen por enormes volúmenes de tirajes diarios. ¿Sorprendente, verdad? pero la única verdad es que en lugar de tener la sana costumbre de leer por lo menos 4 libros al año, estamos mas que mal acostumbrados a lo cómodo y a lo burdo.
Las revistas de las mil y una posiciones sexuales, la del bautizo del hijo de Fulanito de sociedad, Aquella que tiene los famosos tests que comprueban si soy un buen besador, todos estos son los que usualmente llaman mas nuestra atención que el placer de un buen libro clásico.
Y ni a quien culpar, por que a fin de cuenta si estas editoriales existen, son gracias a la generosa cantidad que le invertimos sea diaria, semanal o quincenalmente de nuestros precarios bolsillos a sus números. Porque eso si, no tendré para la leche pero mi revista de jugosos chismes ocupa un lugar mas que venerado a un lado del excusado.
Me pregunto que pasaría si un día hubiese una gran y fabulosa venta nocturna de libros, así como en los mas populares almacenes se venden ropa y artículos de primera. ¿Se llenarían así como estos? Lo dudo mucho, más bien creo que serían un fracaso total en ingresos. Por que hay que aceptar los hechos como son, y aquí no queda de otra mas que reconocer, que la lectura no es algo que consideremos “imprescindible” para nuestra subsistencia en este planeta.
Ya habrá alguien por ahí protestando: “¡Pero es que los libros son caros!”. Yo contesto: “¿No son igual de caros los Iphone, los Xbox y las pantallas de LCD?”.
Porque es mas fácil entretener a nuestros hijos o a nosotros mismos con cualquiera de estos aparatos que inculcarles desde pequeños el amor a la lectura. Bueno, dirá alguien mas, pero ya les dan libros en la escuela para que lean. Si, es así, pero aun no es suficiente, porque según cifras dadas a conocer, se hablan de millones de estudiantes de nivel universitario que JAMAS han pisado, ni por error una librería, ya no digamos una biblioteca.
Y cuento una experiencia personal: hace poco llevamos a mi hija de 10 años a realizar un trabajo de investigación de su escuela sobre un determinado libro. Quizás lo más sencillo hubiera sido sacar la información por internet, sin embargo, su maestra recalco que era requisito indispensable llevar al alumno a la biblioteca para que conociera el ambiente y como era que se llevaba a cabo el recabar dicha información en ella. Fue sorprendente ver cuan poca gente va a una biblioteca y el desconocimiento que tienen las nuevas generaciones sobre como asistir a una, o peor aun, si existe una. Fue entonces que como mamá abrí los ojos, y pude darme cuenta del gran desperdicio que se hace con cada uno de nuestros pequeños, que en lugar de enseñarles lo emocionante que es leer a “Tom Sawyer” los entretenemos mas con “Pokemon”.
Ojala y este desolador panorama cambiara, la verdad no lo creo, mientras no empecemos por nosotros mismos a tomar la iniciativa de leer por el puro gusto y placer, y enseñarles con ese mismo ejemplo a nuestros hijos, sigo dudando que pasemos más allá del Canal de las estrellas y la revista de Tvñoños.
Yo encuentro en la lectura un delicioso placer culposo, y no puedo negar que después de una buena bolsa, comprar libros es en lo que mas me da gusto invertir, porque la lectura en lugar de considerarse un gasto lujoso, debería de ser una inversión que no tiene precio, y con la cual ganaremos con creces en el futuro.
Te invito sinceramente a que, si aun no te has hecho el propósito de leer, te decidas a tomarte aunque sean unos 15 minutos de tu día a entrar en este fabuloso universo, y a compartir con tus seres queridos el valor de la lectura. Y sin hacer trampas ¿Eh? nada de revistas de decoración, manuales de la lavadora, ni mucho menos el Tele Guia.
Libros de literatura clásica como: Moby Dick, Viaje al centro de la tierra, o incluso la serie de Harry Potter (que son mil veces mejores que las películas de Hollywood), son mas que excelentes pretextos para adentrarte en este fascinante arte, por que aunque cueste creerlo, leer es un arte.
Toma cualquier tema que sea de tu agrado y te servirá, siempre y cuando al final te deje un conocimiento que te ayude a mejorar y aumentar tu intelecto, porque no hay batalla perdida en la cual no se haya hecho al menos el intento. Y espero que tu al menos lo hagas, y puedo asegurarte que no te arrepentirás.
Y bueno antes de despedirme por que tengo una cita con un buen libro de mi colección, les deseo un excelente fin de semana, y que sea lleno de grandes aventuras literarias, y no me refiero exactamente a las del “Libro Vaquero”. Pasensela en grande y espero sus opiniones y experiencias… Salute!

¿Tienes el valor… o te vale?

No se si les habra pasado como a mi, que de pronto se queda uno pensando en el porque las familias de ahora son tan diferentes de las de nuestros abuelos o inlcuso de nuestros padres. Los que somos de unos 40 años en adelante sabran a que me refiero. La cantidad de divorcios que se han producido a partir de los ultimos 40 años ha sido tal, que la definición que por naturaleza tenía la familia se ha modificado sustancialmente, al punto que no es raro ver aquello de “Los tuyos, los mios y los nuestros” cada vez mas y como algo normal. Y no que no lo sea, porque es válido lo que es mejor para todos, sin embargo, el que uno haya pasado por el proceso tan tráumatico de un divorcio no quiere decir que deseemos lo mismo para nuestros hijos, si es que los hubo durante la duración del matrimonio.

La mayoría desea de todo corazón que sus hijos al formar un día sus propias familias vayan con las herramientas adecuadas para lograr lo que uno quizas no pudo: una relación firme, duradera y feliz. O si acaso tuvo un matrimonio estable que se repita lo mismo para los hijos. Pero para lograr tal propósito es necesario revisar los fundamentos mismos de nuestros valores.

Lo que hayamos aprendido desde el momento de nacer sera lo que nos convertira en lo que vivamos mañana, y lo mismo aplicara a nuestros descendientes. Si nuestros pequeños vieron y vivieron la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la lealtad, la congruencia, y el amor en sus familias ellos mismos pondran en práctica aquello con lo que estan familiarizados, pero si por el contrario, imaginense ustedes, si ellos se casan con alguien que no vivio, ni respiro el mismo ambiente de valores, es casi seguro que habra pronto problemas.

Crecemos en la creencia que lo que para uno es normal para el otro tambien lo será, lo cual es muy poco probable, sino más bien imposible, y entonces sobrevienen las decepciones, los reproches y quizas con ello o la agresion o la indiferencia. Y es ahi, donde van desarrollandose nuestros hijos, y queramos o no, nos guste o no, sus jovenes destinos ya van con el sello de casa.

Vayamos poniendo sobre la mesa que es lo que queremos que nuestros hijos sean y veamos si esta de acuerdo a nuestra escala de valores. Si el adulto de hoy es un mentiroso, estafador es poque eso fue lo que vio en casa. Mas sin en cambio es alguien respetable, y con probada honorabilidad es un hecho que de casa tambien vino el ejemplo que lo distingue.

Es verdad que en las escuelas los niños aprenden muchos conocimientos valiosos que los ayudaran en sus futuros laborales, pero es mas importante aún y de valiosa trascendencia lo que uno como padre les inculca desde pequeñitos y es nuestra tarea y reponsabilidad el comenzar a hacerlo.

Ire poco a poco poniendo los valores mas conocidos, para que les demos una revisada y veamos si estamos poniendolos en práctica. No en balde Televisa aporta algo bueno en donde ellos mismos curiosamente se contradicen con sus telenovelas.

Tengan un excelente inicio de semana y recuerden que nuestros hijos son masitas moldeables en nuestras manos, hagamos de ellos algo sobresaliente.

SALUTE!

A %d blogueros les gusta esto: