Consumismo infantil, la nueva escuela

Mucho se ha hablado en estos últimos años acerca del crecimiento de la publicidad en los medios de comunicación, principalmente los visuales como la televisión.  Así mismo como este aumento ha influido e impactado en la calidad de vida de las personas. Lo que antes se consideraban objetos de lujo y limitados a cierto sector de la sociedad, como el teléfono celular, ahora están prácticamente al alcance de cualquier presupuesto, y el querer aspirar cada día para obtener lo mejor de estos objetos, y que este a la vanguardia, se esta volviendo en una forma de vida que cada ves mas le da importancia al hecho de “como te ven, te tratan”. Lo cual lleva a las personas aun a pesar de no contar con un presupuesto familiar holgado, a  endeudarse mas allá de sus posibilidades reales.

Lo más preocupante de todo esto, es que ya no solo es la gente de mediana edad la principal consumidora de gadgets de ultima generación, ya que en años recientes se ha adherido un nuevo grupo que es el de los niños y adolescentes. 

Cada día y a través de anuncios pagados a medios visuales, impresos o vía SMS e Internet los jóvenes entre 8 a 18 años son invadidos con toda clase de tecnología con el único propósito de que sus padres se los compren y sean los mas caros y de moda. teléfonos celulares de punta, consolas de video juegos, televisores de LCD, reproductores de MP3 son el alimento con el que día con día son invitados (o quizás en algunos casos forzados subliminalmente) a comprar muy a pesar de que probablemente no cuenten con los recursos económicos para sustentarlos.

Aún así, los padres no queriendo que sus hijos queden al margen de sus demás amigos, cumplen sus deseos de consumo, brindándoles todo aquello que les piden o exigen, sin detenerse a reflexionar si aquello les va a ser de utilidad en su vida diaria, lo cual entonces es un eslabón más para que el de por si ya precario sustento diario se comprometa más en solventar deudas difíciles y largas de pagar.

Lamentablemente este comportamiento en lugar de traer la supuesta “felicidad” que conlleva traer un aparato moderno, lo único que ocasiona es una necesidad mas y más creciente e insaciable de poseer, porque lo que ayer fue novedad en unas semanas o meses se convierte en obsoleto y pasado de moda. Así entonces, la cadena de consumismo, compras compulsivas, deudas interminables sigue su curso sin que se le vea un final.

¿Qué se puede hacer entonces? ¿Cuál es la forma adecuada de enseñar a nuestros niños y jóvenes a ser personas menos consumistas y lograr que sus vidas no giren en torno a compras no necesarias? Los primeros pasos obviamente deben ser dados en casa. Lo que ven, es lo que imitaran. Si ellos ven en sus padres individuos que viven llenos de deudas, con las tarjetas de crédito hasta el tope, los cobradores tocando sus puertas y llamando sin cesar por teléfono, ese será el patrón de conducta que les será heredado: Compras compulsivas – deudas impagables.

Algo que también pesa en sus futuros hábitos de consumo será que tipo de vida les enseñamos a nuestros hijos a llevar, ¿Una llena de lujos excesivos e innecesarios? ¿Mostrarle a los demás antes que a nosotros mismos algo que no somos? ¿Qué tener tarjetas de crédito es sinónimo de dinero gratis? Lo que vivamos fuera de casa sino es congruente con lo de adentro, generará conflictos de índole familiar ademas de causar confusión en la propia identidad del niño, que ya no sabrá medir ni valorar lo que sus padres les compran, y creándole una falsa sensación de que “ellos me deben comprar todo lo que yo quiera, porque es su obligación”.

Si antes de anteponer lo material a nuestras vidas, se le diera prioridad a cosas de carácter familiar y humano, como el amor, el respeto, la lealtad, la responsabilidad y tantos valores más se podría tener la certeza que estamos educando adultos con iguales características y con grandes posibilidades de afrontar cualquier adversidad que se les presente.

Depende entonces de nosotros sopesar que es mas importante para sus vidas, ¿Un Ipod o una noche de juegos en familia? ¿El celular con más aditamentos o una hora de nuestras vidas para comunicarnos mas y mejor con ellos? ¿Una consola de ultima tecnología o un abrazo y todo nuestro amor?

Que lo de afuera no mueva nuestras vidas ni las de nuestros hijos, y que con nuestro ejemplo y amor hagamos de ellos los adultos responsables de mañana, capaces de vivir sin la necesidad de tener lo que no es esencial sino solo aquello que les traiga una verdadera satisfacción, comprometidos a cumplir con sus responsabilidades. Esa sera nuestra mejor y mas grande herencia.

En post siguientes les compartiré modos de enseñar a nuestros hijos a vivir al margen del consumo material, y que puedan llegar a ser personas más conscientes y moderadas. Porque todo es posible si juntos en familia lo hacemos. Salute!

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by @tiyat13 on 27 abril, 2010 at 5:11 PM

    Pues gran tema el que tratas…efectivamente mi hija lleva meses mareandome con que “necesita” un nintendo Wii y un PSP y así…No se lo he comprado y no se lo pienso comprar (al menos no ahora porque tiene solo 9), las niñas de hoy en dia quieren la marca tal el zapato tal y así, pero es responsabilidad de los papás el educarles y controlar esas tendencias sin irse a los extremos.

    Responder

    • Posted by Martha Ale Silva on 28 abril, 2010 at 3:49 PM

      Gracias por tu comentario y estoy de acuerdo contigo, lamentablemente estamos en tiempos donde los niños le empiezan a dar valor desde muy corta edad a las cosas materiales, y mucho de eso nosotros como padres somos responsables. Si en lugar de educarles a traves de lo material lo hacemos por medio de otro tipo de valores, ellos mismos comenzaran a entender que no todo se basa en ir a la tienda y adquirir el aparato de moda. Saludos!

      Responder

  2. Interesante reflexión creo que lo importante viene en el poder secreto de una frase: “¿Para qué?” Cuando un hijo pide algo, es una pregunta de vida, que no solo les ayudará en el terreno económico, sino en el terreno emocional (tarde muchos años en conocer ese poder).

    Y tengo la teoría de que nuestra sociedad vive una profunda crisis de “salud emocional” y está se nota tristemente en nuestros sistemas familiares, dónde hay poca presencia de padres y madres, poco tiempo y no se diga si de calidad o no, problemas asociados con adicciones desde comida (obesidad), tabaco, alcohol, drogas y droga$.

    Y el materialismo viene mucho de la mano con una sobrecompensación y los cambios que nos hemos visto abrumados y es un síntoma de los problemas en el sistema familiar.

    No creo que podamos educar a nuestros hijos igual que nos educaron a nosotros, porque había otras herramientas y otros problemas que enfrentar.

    Aunque si creo que debemos educarlos y prepararlos para “adaptarse” a los problemas que van a enfrentar.

    Un celular no lo consideraría necesario para un chico de 4to. de Primaria. Pero que tal que es el único medio para comunicarse con su madre que trabaja y avisarle que ya puede pasar por él.

    Casi siempre escucho de la crisis de valores, que ya no hay valores. Lo interesante es que los valores siempre existen, solo que tienen diferente prioridad.

    Sí creo que debemos revisar ¿Para qué?… Total como dice Serrat a menudo se nos parecen…

    Responder

    • Posted by Martha Ale Silva on 28 abril, 2010 at 3:58 PM

      Muy interesante tu reflexión y acertada. Como mencionas todo esta en el “Para que”, porque a veces cumplimos deseos materiales de nuestros hijos sin saber, incluso nosotros, que beneficio les traera a sus vidas. Y en cuanto a lo de los celulares, es curioso como nosotros crecimos sin necesidad de ellos y sobrevivimos. No puedo imaginar una escuela que le niege una llamada telefonica a un niño para avisar sobre alguna contingencia o necesidad. Aun asi, para otros casos si considero seria aplicable, ya que muchas circunstancias tristemente han cambiado con respecto a la seguridad e integridad de ellos. Y si, los valores jamas han dejado de existir, pero ¿Que significan para nosotros ahora de lo que eran hace 20 años? Revisar como apuntas, es el objetivo a seguir. Gracias y saludos.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: