Familias sin hijos: una decisión de dos.

Hace apenas unas décadas se consideraba que la función del matrimonio, además de la unión legal y religiosa de dos personas, era para la perpetuación de la pareja, es decir, tener hijos. De hecho se pensaba que las parejas que no tenían hijos a no ser por problemas fisiológicos, estaban en pecado de fornicación, ya que el tener relaciones sexuales solo se justificaba si con ellos se esperaba tener descendencia.

Los tiempos han cambiado y con ello la manera de pensar acerca de la decisión de tener o no hijos, ya que dado las expectativas de vida, profesiones, espacio para vivir, incapacidad económica o el simple hecho de no querer tenerlos están influyendo para que cada ves mas parejas piensen en retrasar o en definitiva rechacen el procrear, lo cual ha generado un serio debate acerca de los motivos de tanto de quienes están a favor de la natalidad, como de los que están en total desacuerdo.

Entre las razones que exponen quienes no desean o no quieren tener hijos en su núcleo familiar se menciona las siguientes:

  1. lo consideran una imposición social
  2. Una carga financiera difícil de llevar
  3. Un capricho personal en lugar de una decisión responsable

Y aunque las razones que exponen estas personas son 100% validas son aun atacados y cuestionados por diferentes sectores de la sociedad y de la iglesia, ya que el papel primordial de las familias se supondría es el de completar la felicidad por medio de traer niños al mundo. Sin embargo, son cada vez mas las parejas casadas que ponen en duda dicha premisa, al darse cuenta que la autentica felicidad marital solo se logra a través de permanecer sin tener hijos, y viendo a estos como un autentico obstáculo para llevar a cabo sus planes de vida a futuro.

¿Cuál entonces es el panorama que se presenta en esta nueva forma de pensamiento? En definitiva siendo el temor a enfrentar responsabilidades de crianza y manutención, lo que hace que cada vez mas parejas de casados tomen como argumento principal para posponer o en su caso rechazar la procreación, nos muestra que esto a la larga afectaría a áreas como el de la política, al haber menos recursos públicos para promover la educación y las actividades infantiles y juveniles por medio de aportaciones ciudadanas, y el probable aumento de los prejuicios en contra de tener hijos y de quienes los tienen, por considerar la paternidad como inadecuada y sin propósitos gratificantes.

Este se vuelve entonces en un escenario triste y desolador por parte de quienes defienden las bases de la familia tradicional, mientras que por el otro lado es muestra de una nueva manera de formar los ahora llamados “Dinkies” , acrónimo de “double income not kids”, expresión inglesa que en español significa “doble ingreso sin hijos” y que se refiere a las parejas que deciden renunciar a tener descendencia.

Por otro lado tambien ha nacido un nuevo tipo de conciencia, en donde parejas que al tomar la decision de no tener hijos naturales, optan por el camino de la adopción, al sentir que aportan una ayuda a niños que carecen del calor y amor verdadero de un hogar, al perder o ser abandonados por sus padres biologicos, brindandoles con ello una oportunidad de un nuevo comienzo con este nuevo tipo de familias. 

Para finalizar diremos que, independientemente de si se decide o no tener hijos o esperar para tenerlos o incluso el adoptarlos, esto es algo que solo incumbe a quienes forman familias de dos, y que al final vendrá de tener razones de carácter personal, que les harán saber a ambos que es lo que mas les conviene para su desarrollo como pareja, dejando a un lado presiones de parte de la familia, amigos o de la misma sociedad en la que viven en cuanto a tener o no hijos y en que momento.

Si el asunto se torna en tratar de tomar partido acerca de si este nuevo estilo de vida es bueno o malo, eso queda a criterio de cada persona; y aunque se presta para debate, es imprescindible no dejarse llevar por juicios acelerados, dejando a conciencia de cada quien su mejor opinión al respecto, y respetando y siendo tolerantes con ambas opiniones expresadas.

De mi parte espero sinceramente haya sido de su agrado el tema, y si tienen algún comentario, duda, sugerencia  u opinión por favor expresenla libremente y en total confianza. Y ya saben que todas son bienvenidas, ya que la retoalimentación es la mejor manera de crecer y aprender unos de otros. Salute!

 

 

Anuncios

3 responses to this post.

  1. Yo soy de las que no tengo hijos y lo más seguro es q no los tendré. Y si de pronto hay presión. Pero todo en la vida es relativo. Hay madres pésimas madres. Nomás que nadie se entera 🙂
    buen post!

    Responder

    • Posted by Martha Ale Silva on 28 mayo, 2010 at 2:54 AM

      Efectivamente So, todo es relativo en este tema y la verdad es que nadie puede decir que tener hijos te hace buen padre, asi como que no tenerlos te convierte en lo peor. Por ejemplo critican mucho a los padres que trabajan porque dicen que descuidan a los hijos, y yo conozco mamás de “tiempo completo” que nomas pena ajena de verlas. Es a fin de cuentas una decision personal y muy respetable como cualquier otra. Gracias por comentar! 🙂

      Responder

  2. Posted by Lilly on 4 agosto, 2012 at 5:43 AM

    Soy una mujer casada, quien desde los veinte anos decidi no ser madre, lo cual lo consulte con mi esposo antes de tomar la decision de contraer matrimonio. Somos una pareja estable y feliz; tenemos trece anos de vivir juntos y de ese tema nunca se habla. Yo soy profesional, aunque por ahora soy trabajadora del hogar, mi esposo tiene un ingreso estable. Tener descendencia es una gran responsabilidad moral y economica. Es posible que las espectativas e ideas acerca del matrimonio van a ir cambiando. Debe enfocarse en hacer feliz la pareja primero, para eso nos unimos. Todos debemos ser muy responsables con respecto a la paternidad y maternidad, si la verdad muchas veces los hijos crecen con el padre o la madre, porque la unidad familiar ya no es objetivo principal de los que contraen matrimonio, muchos terminan en divorcio. Posiblemente ha faltado la comunicacion y franqueza antes de unirse en matrimonio. Felicito a todos los buenos padres y madres, quienes hacen el mayor esfuerzo por crear hijos buenos y procurarles una buena educacion y medios de subsistencia estables.
    Dios creo un mundo maravilloso, preciosos atardeceres, la luna y los mares, todo el orden celestial es bello; pero en cuanto a las obligaciones y exigencias que la sociedad civil impone: impuestos y mas impuestos, exigencias sociales, stress por competir y sobrevivir), no creo que esa fuera la voluntad de Dios, como destino del hombre en su paso temporal por el mundo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: