Cursos de Verano: “Papá, mamá ¡Me aburro en casa!”

Ya estamos en cuenta regresiva y le quedan a nuestros peques unos cuantos días de clases para por fin salir de vacaciones y descansar de un año de labores escolares. Sin embargo, al mismo tiempo viene el también famoso dilema para los que somos papás, porque al ser vacaciones solo para los niños y no para nosotros (ya que el trabajo para uno sigue), viene como cada año la disyuntiva de decidir si el  niño toma o no alguno de los muchos cursos de verano que se ofrecen para que así este no se aburra, o se la pase haciendo alguna travesura que los ponga en peligro.

Los cursos de verano nacieron en respuesta a una necesidad para el entretenimiento de los niños durante sus vacaciones;  además de permitirles contar con espacios donde estuvieran protegidos, y de ofrecerles la opción de entretenerlos, divertirlos y educarlos, todo al mismo tiempo.

La realidad es que no todos contamos a veces con el presupuesto para poder mandarlos a un buen curso de verano, ya que los precios pueden oscilar entre los $500.00 semanales hasta los $2,000.00 dependiendo de que y quien los ofrezca. Y pueden ser desde talleres artísticos o de regularización académica hasta campamentos deportivos o recreativos en lugares abiertos.

Aun así, la idea de imaginar a nuestros hijos sentados durante horas frente al televisor con el video juego, o en la computadora mientras acaban sus vacaciones, que son de aproximadamente un mes y medio, tampoco nos resulta nada atractiva, ya que eso significa ademas del sedentarismo y el estar sin ningún tipo de actividad física, el de pasársela comiendo a lo largo del día pura comida chatarra. 

Afortunadamente ya existen en muchas ciudades de la República Mexicana lugares accesibles económicamente y que son financiados por los gobiernos municipales y estatales, en los cuales los niños pueden disfrutar de actividades tales como danza, pintura, natación, fútbol, etc. y que representan una gran ayuda en estos tiempos difíciles.

Aún así, ya sea que pagues por un curso privado o te decidas por uno del gobierno de tu ciudad, siempre es bueno tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Que sea atractivo para los niños y donde se sientan a gusto. Nunca debe imponerse algo solo por el gusto del papá.
  • El lugar en donde se realicen los cursos de verano, debe contar con amplia experiencia y prestigio comprobables.
  • Este debe cubrir los lineamientos que marcan las diferentes autoridades locales o federales.
  • El curso debe contar con gente debidamente capacitada y calificada, que tenga experiencia en el manejo de cursos de verano. Si como padre no estas seguro de este punto, para cerciorarte, puedes hacer la siguientes preguntas:

1. ¿Cuantos años tienen de impartir cursos de verano?

2. ¿Quiénes son los encargados de tratar directamente con los niños?

3. ¿Quién es el supervisor de los maestros?

  • Verificar que en el lugar donde se realicen los cursos, cuenten con instalaciones adecuadas para la realización de las actividades. asegúrate de que no sea una casa, taller o espacio que se acondicionó sólo para la temporada.
  • Cerciorarse si con el costo del curso hay alguna póliza de seguro en caso de accidente y como aplica.
  • Que el lugar cuente (según sea el caso) con doctor, enfermera y botiquín de emergencia. Es indispensable también señalarle al maestro quien se encargará de su hijo, las enfermedades que padezca o si está bajo algún tratamiento médico; indicarle el horario y la dosis, así como el nombre y teléfono del médico o persona responsable.
  • Debe contar con elementos de vigilancia que controlen la entrada y salida de las personas a las instalaciones. Lo mismo aplica si al ser instalaciones deportivas cuentan con vestidores y accesos únicamente para los niños.
  • asegurarse de que los niños sean recibidos y entregados directamente por el maestro o encargado, y que para recogerlos sea necesario mostrar algún tipo de identificación o credencial proporcionada al inicio del curso.

Como ven, saber buscar un lugar que sea bueno, bonito, barato pero sobre todo seguro para nuestros hijos no es tan imposible si nos dedicamos con esmero a encontrarlo, y siempre será de gran ayuda para quienes trabajan, el poder dar a las vacaciones infantiles un toque divertido o didáctico para que no se pasen un verano en blanco y aburrido. Recuerden que no se trata de deshacerse de los niños, sino de que ellos mismos encuentren una motivación al realizar la actividad de su preferencia. Teniendo esto en mente no me resta más que desearles unas increíbles vacaciones y que aparte de los cursos de verano, ocupen también este tiempo de descanso escolar para convivir y estrechar lazos con sus peques. Siganos mandando sus opiniones y comentarios que son como siempre gratamente recibidos. Hasta la proxima… Salute!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: