Educación Slow: Como enseñar sin presiones a nuestros hijos

Recuerdo que cuando era pequeña allá por los años setentas, era muy normal que de las 2:00 a las 4:00 pm se cerraran todos los comercios de mi ciudad para que los empleados pudiesen ir a comer y descansar un rato a sus casas, para luego regresar con los animos renovados a trabajar y salir a las 8:oo pm, hora en que cerraban hasta el día siguiente para abrir nuevamente a eso de las 10:00 am. Los fines de semana algunas tiendas cerraban temprano y otras los Domingos no abrían. Actualmente las cosas son muy diferentes, y el acelerado y cargado estilo de vida que ahora se nos ha impuesto, hace casi imposible el concepto de “descanso”, tanto de quienes trabajan en los centros comerciales como los que estan en oficinas. Muy pocas veces se concede un tiempo decente para ir y comer sin prisas, mucho menos para tomarse al menos 20 minutos de descanso. Las nuevas legislaciones laborales imponen a los empleados tiempos record de comida y descanso para cumplir con su jornada diaria, y muchas veces seguir así con ese ritmo toda la semana hasta hallar un día aleatorio para descansar, y que rara vez son los fines de semana. 

Esta nueva forma de “vida” ha afectado no solamente en lo laboral y personal, sino que también se ha extendido ya a las mismas familias que al tener horarios dispersos de trabajo y escuela que les impiden coincidir para comer, convivir o incluso verse durante el día, provoca que nos volvamos exigentes con nuestros itinerarios buscando cualquier excusa para mantenernos aun más ocupados de lo que ya estamos, y trasmitiendo esta agitada filosofía tambien a nuestros hijos en sus apenas iniciadas vidas.

Mandarlos a la escuela ya no es entonces suficiente, tenerlos según nosotros “entretenidos” en horarios de 24 x 7 durante casi todo el año en actividades de tipo extra escolar como natación, futbol, pintura, ballet, etc. E incluso la mujer embarazada que pone a su futuro bebe a escuchar a todo momento música clásica, provoca lo que se conoce como hipereducación, es decir, exigirle a los pequeños un rendimiento equiparable al de un profesional con años de experiencia. ¿El resultado? Fracaso e insatisfacción segura y permanente. A continuación analizaremos esta problemática y lo que los expertos recomiendan como sanas soluciones.

Razones y culpables del fracaso escolar.

No es ningún secreto que cada vez más alumnos desertan de las escuelas, sobre todo a nivel secundaria y preparatoria, año con año, dandose este fenomeno principalmente en los países ocidentales. Se han señalado como presuntos responsables a los sistemas educativos y a sus profesores, lo cual en realidad no tiene mucho fundamento, dado que en cada país y region los tipos y sistemas de enseñanza varían, y aun mejorandolos el problema persiste.

Por otra parte los profesores culpan a los alumnos, tachandolos de ser ociosos y sin metas. Lo cual tampoco es cierto, ya que se ha encontrado que estas nuevas generaciones de niños y jovenes nacen con una gran motivación para aprender cosas nuevas, son curiosos e inquisitivos y dispuestos a procurarse de cualquier información que les rodee . ¿Qué sucede entonces? Según las ultimas investigaciones realizadas, son la sobre estimulación y la sobre exposición a multiples actividades y la presión para ser perfectos, los que estan provocando que los niños se agoten en poco tiempo y se nieguen a seguir adelante.

¿Te suena familiar todo esto que estoy mencionando? Si es así es tiempo entonces de empezar a practicar la educación “slow down”, que quiere decir en pocas palabras, llevarse ligera la manera de educar y estimular a nuestros hijos. ¿Y cómo se lleva esto a cabo? te estarás preguntando. Simplemente se tratá de hacer cada actividad lo mejor posible, en lugar de lo más rápido posible. 

La educación lenta es un concepto desarrollado  por Carl Honoré, periodista canadiense que propone esta alternativa de enseñanza como una agradable manera  de beneficiar a los niños y a los padres, permitiendo desarrollar generaciónes de niños saludables no solo física sino tambien mentalmente, sin la presión de horarios rigidos y la saturación de actividades semanales. Dando como resultado, que en lugar de tener al final del día niños agotados y agobiados, no por el juego o la creatividad, sino por la cantidad exorbitante de tareas escolares, además de las múltiples actividades que tienen después de salir de clases, niños descansados y felices, que verán la actividad más sencilla de una manera divertida y sin la presión obligada de hacerlo “perfecto”. 

Lamentablemente a veces se nos olvida que lo poco es bueno, y pensamos equivocadamente que lo mejor va de la mano de palabras como caro, sofisticado y de marca. Si aprendemos primeramente nosotros mismos a buscar espacios y horarios para compartir con nuestras familias, procurandonos actividades que nos unan y diviertan en lugar de solo “pasar el tiempo”,  estaremos dando los principales pasos para vivir de manera lenta y satisfactoria en lugar de rápida y sin sentido. Recuerda que tus hijos valoran y aman cada minuto pasado a tu lado, así que prefiere siempre el tiempo de calidad pequeño pero con amor e interes, al de mucha cantidad sin interacción con ellos. Los niños crecerán y los videojuegos  o juguetes caros se les olvidarán, pero jamas apartaran de su memoria los momentos pasados a tu lado. No olvides que en todo esto el equilibrio es la palabra clave para así lograr una mejor calidad en la educación de nuestros chicos. ¿Te animas a ser “slow” en lugar de vivir “fast and furious”? 

Como siempre agradezco sus comentarios y sus sugerencias, y si este artículo es de su agrado recomiendenlo a sus conocidos. Gracias y hasta la siguiente… Salute!

 Fuente consultada:

Revista Salud Alternativa. Edición 02/10

Anuncios

2 responses to this post.

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Me Suena Familiar, Me Suena Familiar. Me Suena Familiar said: ¡Listo el nuevo post de nuestro blog! "Educación Slow: Como enseñar sin presiones a nuestros hijos" http://bit.ly/aHyWMR Pasen y comenten […]

    Responder

  2. La vertiginosidad de la vida actual nos hace olvidar de todo lo primordial pero queda en nosotros poder transmitir todo lo aprendido en épocas en que la vida tenía como principal elemento actitudes referidas a las buenas costumbres y en cuanto al espacio de tiempo solo es necesario saber hacerse un hueco para poder cumplir los objetivos personales.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: