Bullying: Acoso y agresión infantil en aumento

Cuando uno era pequeño e íbamos a la escuela, era común que ya fuera en el recreo o a la hora de la salida, algún par de niños se agarraran a golpes para solucionar sus diferencias, o porque uno le dijo al otro algo que no le pareció. Por lo regular estos pleitos terminaban con la nariz sangrando, el uniforme lleno de polvo y claro, una visita inevitable a la dirección, junto con un castigo para sosegar a los pequeños rijosos. Sin embargo, casi 30 años después las cosas han cambiado, y mucho. Lo que antes eran pleitos comunes entre chavos se han convertido en todo un acoso verbal, físico e incluso psicológico, que ha llevado a que los que son victimas de ellos, se sientan totalmente acorralados y muchas veces incomprendidos por parte de sus padres y autoridades escolares. Ya no se trata solamente de arreglar diferencias fuera del salón de clases, sino que ahora cierto grupo de niños es agredido por otros de maneras tan crueles como diferentes, para así hacer de su día de escuela todo una experiencia terrorífica y sin final.

Lamentablemente el bullying es una práctica que pasa tan inadvertida por parte de padres y maestros, a causa del silencio ya sea auto impuesto por quien lo padece, o por medio de amenazas, que solo es hasta que ocurre algo más grave cuando se da uno cuenta de lo que estaba ocurriendo.

¿Que podemos hacer entonces como padres, maestros y autoridades para poner freno a esta cada vez más creciente ola de violencia escolar? Primeramente y como parte fundamental es el informarnos acerca de lo que es el bullying y de que maneras se presenta:

Bullying proviene de una palabra Holandesa que significa acoso, el cual es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico de una forma metódica y reiterada a lo largo de un tiempo determinado a una persona. El tipo más predominante es el emocional, en el cual la víctima es blanco de quienes lo acosan, de burlas, insultos o amenazas. Los protagonistas frecuentes de acoso escolar son niños en proceso de entrada a la adolescencia (entre 12-14 años) aunque ya se han registrado casos de niños acosadores desde los 4 años. Cuando el acoso se convierte en agresión física estamos en presencia de violencia escolar, en la cual el que la lleva a cabo, sume a su víctima por medio de golpes, y aprovechando de ser más fuerte o estando con más cómplices, en un estado de temor constante, además de otros tipos de secuelas como: tristeza, depresión, falta de apetito, miedos nocturnos, poca concentración en clase, negarse a asistir a la escuela, etc.  Una consecuencia extrema de estos síntomas puede llevar a quien la sufre de pensamientos suicidas como única vía de escape a sus agresores.

Ahora bien, una pregunta es el porque del bullying, ¿Cual es el objetivo o propósito al hacer sufrir a alguien indefenso? El objetivo al practicar el acoso escolar o bullying es el de simplemente intimidar, apocar, reducir, someter, aplastar, humillar y consumir a quien se convierte en víctima de los acosadores, dándole a estos una especie de control, dominación y placer al lastimarlo.

Se han identificado 8 tipos de acoso escolar:

  1. Bloqueo Social
  2. Hostigamiento
  3. Manipulación
  4. Coacciones
  5. Exclusión Social
  6. Intimidación
  7. Agresiones
  8. Amenazas

 Las causas de acoso escolar son varias, y van desde algún trastorno psicopatológico del agresor, el cual le impide sentir algún tipo de empatia ante el sufrimiento del acosado, hasta el tipo de entorno de la escuela misma que obstaculice de algún modo la sana convivencia de quienes asisten a ella, pasando incluso por factores de influencia externa como la televisión, los video juegos o que el mismo acosador sufra de violencia intrafamiliar, lo que lo llevaría a descargar sus frustraciones en otros.

Llegados a este punto la preocupación de los padres es la de buscar soluciones para evitar en lo posible la aparición de casos graves de acoso o agresión escolar, y las maneras adecuadas para enfrentarlo, brindando no solo ayuda a quien lo padece sino al agresor mismo. Aquí lo que es importante a destacar es la prevención la cuál se puede realizar en dos niveles:

  • Primaria: Esta quedaría como responsabilidad en los padres, los medios de comunicación y la sociedad en conjunto realizando acciones que promuevan el sano desarrollo de los niños por medio de platicas e información.
  • Secundaria: En la cual entrarían ya en forma, métodos concretos sobre los que son los principales involucrados en el bullying, como son los adolescentes, llevando a cabo junto con el profesorado las medidas pertinentes que permitan identificar y  tratar eficientemente el acoso escolar.

En conclusión: aunque las diferencias y conflictos entre los niños y adolescentes son algo natural y forman parte de su desarrollo y socialización, es importante el observar que estos no lleguen a convertirse en actos de violencia contra sus compañeros, identificando de manera oportuna tanto al agresor como al agredido, llevando a cabo tanto en la casa como en la escuela programas de sana integración y evaluaciones psicológicas que lleven a padres como a maestros a la detección oportuna del bullying y a que este sea detenido.

 Fuentes consultadas: http://es.wikipedia.org/wiki/Acoso_escolar

 

Anuncios

One response to this post.

  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: