Operación: Extreme makeover a tu despensa

O al menos eso pretendeMe confesaré, y no sin algo de vergüenza delante de ustedes, que aunque me encanta practicar el minimalismo usando, reusando y desechando, lo que siento está de más en mi hogar, y trato en todo lo posible el ser frugal, he descubierto que uno de mis mayores retos y dolor de cabeza para poder cumplirlo debidamente en casa ha sido hasta ahora mi despensa.

Y es que eso de ir acumulando y acumulando latas y otros artículos perecederos suele en ocasiones salirse de mi control, lo cual me lleva a comprobar con molestia que en ocasiones tengo más de algunas cosas, y de plano se me pasa surtirme de otras, lo que por consecuencia lógica provoca que en lugar de tener ordenada e inventariada mi despensa, en ocasiones tenga cosas que solo están ocupando un lugar de más y haciendo de mi despensa un total y absoluto mini caos. Claro que tampoco ayuda mucho el limitado y pequeño espacio que tengo y que se denomina alacena. Aún así reconozco que este no debe ser un pretexto para tener en ocasiones todo fuera de lugar y mal organizado, así que entonces queridos amigos y lectores me he propuesto a partir de ya, y como proyecto de vacaciones de verano, el poner manos a la obra e invitarles junto conmigo, al reto de darle (como el programa de televisión) un Extreme Makeover a las alacenas y despensas de nuestros hogares.

El objetivo es sencillo aunque quizás para algunos abrumador: Revisar, inventariar, desechar y organizar cada una de las cosas y alimentos que tenemos en nuestras despensas, y que al no tenerlas organizadas como se debe, ya ni sabemos que tenemos, y lo que es peor: desde cuando. Lo cual deriva en un mal uso y desperdicio de los mismos y que en estos tiempos de carestía debería ser lo ultimo que nos diéramos el lujo de hacer.

Y les dejaré debiendo la foto de mi despensa antes del Extreme Makeover pero les pondré las del después, ya que antes de publicar el presente artículo había empezado a organizar y clasificar mi alacena ante la desesperación y frustración que me causaba el ver todo tan desorganizado. Porque siendo honestos una despensa toda apretujada y sin orden da un muy mal aspecto y habla aun peor de su dueño.

Les dejaré entonces unos cuantos buenos tips para que juntos convirtamos nuestro lugar para guardar los alimentos en un espacio efectivo de almacenamiento y uso adecuado de los mismos, porque aunque es bastante bueno el querer ahorrar al ir a comprar comida, no lo es tanto cuando no utilizamos lo que ya tenemos por tenerlo perdido en algún lugar en lo profundo de la alacena, o vamos manejando al super únicamente para comprar un ingrediente específico que pensábamos si teníamos pero que descubrimos con frustración que no, ahí es entonces que el ahorro que intentábamos realizar se convierte en un gasto que se pudo haber evitado de haber tenido conciencia de lo que almacenamos.

 1. Respeta tus espacios. El sueño guajiro de muchos es tener una alacena enorme que le quepa montones de comida, sin embargo si tu caso es como el mío, y tu espacio es tan insuficiente como para guardar mas que unas pocas cajas de cereal, la leche, el café y unas cuantas latas, lo más sabio es entonces comprar solo lo que sabemos nos va a caber en ella. Y en parte es bueno, ya que haciendo una lista de lo que en realidad necesitamos para el diario, nos ahorramos la tentación de comprar cosas que quizás no vayamos a utilizar y que a la larga solo están robandonos espacio.

2. Almacena sin gastar de mas. En ocasiones nos queremos ver tan sofisticados almacenando, que gastamos mucho dinero comprando lindas pero costosas canastas u otros contenedores para guardarlos ahí. La realidad es que hasta los frascos de vidrio de la mayonesa o mermelada o donde viene la mantequilla sirven perfectos para guardar semillas, sal, sobrantes, etc. Sin embargo la regla de oro es esta: Revisa primero tu espacio y después decide si se pueden colocar botes o cajas para almacenar.

3. Agrupa y acomoda de acuerdo al uso y tipo. Es bueno tener acomodado lo que tienes de acuerdo a su uso. Por ejemplo yo tengo un cajón que es especial para las cajitas de te, los sobres para preparar bebidas de sabor y condimentos que vienen en sobre, y uso otro lugar de mi alacena para guardar los aceites, el azúcar, la catsup, etc. así me resulta más fácil saber donde se encuentra colocada cada cosa y cuando la necesite tenerla a la mano.

4. Deshazte del empaque. Si eres de los que compras artículos que vienen en bolsas de plástico (como el pan molido) puedes prescindir de sus empaques y en su lugar almacenarlos en algún contenedor. Esto evita que satures tus espacios y a la vez conserves por más tiempo el producto.

5. Rotación de productos. Suele suceder que cuando nos toca ir al super a surtir, al llegar a casa y guardarlo, empecemos a meter todo por delante de la alacena y lo que ya había previamente se vaya yendo hacia el fondo, y nos olvidemos de el, hasta el día en que hacemos limpieza y nos damos de nuevo cuenta de su existencia y quizás de su caducidad. Lo mejor es, y aunque nos tome un poco más de tiempo, ir rotando los productos, así evitamos que se nos olviden y que se pierdan por llegar a su fecha de caducidad.

6. Haz un inventario y una lista de compras. Es muy útil tener a la mano una lista con lo que tenemos en nuestras alacenas, así como la que solemos hacer cuando vamos de compras, con la ventaja de que al tener la primera puedo tener una idea de lo que esta por caducar y prepara una comida con ella, además que antes de querer ir al super sabre que es en realidad lo que me hace falta y no tendré que comprar solo por comprar.

Una alacena y despensa bien organizada es una herramienta útil y valiosa que nos ayuda a controlar nuestros presupuestos si le sabemos sacar el máximo provecho, así que antes de llenarte de más comida ¿Porque no mejor antes le echas un vistazo? Y si tienes algunas otras buenas ideas para este tema te invitamos a que las compartas. Sigan teniendo un grandioso y familiar día… Salute!

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Eva on 23 junio, 2011 at 6:33 AM

    Mi tarea de domingo por la tarde es:
    – Elaborar lista de lo que hay en la despensa, en el frigo y congelador.
    – Elaborar menú semanal, aprovechando todo lo que quedó en casa y anotando los ingredientes que me faltarán para llevarlo a cabo.
    Llevo haciéndolo unos meses y te aseguro que es mucho más sencillo ordenar mi despensa y ahorro dinero a final del mes en las compras del super.
    Muy buen artículo. Gracias por compartir.

    Responder

    • Posted by Martha Ale Silva on 23 junio, 2011 at 3:37 PM

      Hola!
      ¡Me parecen excelentes tus sugerencias! Creo que son pocas las personas que se ponen a pensar que si le dieran una buena revisada a su despensa o alacena al menos una vez a la semana, se ahorrarían bastante dinero y el tener que desperdiciar comida que no se llego a usar. ¡Gracias por comentar! ¡Saludos!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: