Acumulación, comida y deudas: 3 problemas, 1 mismo origen

Este Lunes pasado por la noche me toco ver el programa “The Biggest Looser” que pasa por un canal de cable, y el cual trata sobre personas con sobrepeso que participan por medio de duras competencias para ver quien es el que pierde más peso, y llevarse al final un jugoso premio en efectivo, además de la satisfacción de ya no ser el rechazado y sufrido “gordito o gordita”. Es realmente admirable ver semana tras semana como estas personas con marcado sobrepeso sufren “la gota gorda” en toda la extensión de la palabra, por librarse no solo de esos muchos kilos extras sino de los malos hábitos que los ocasionaron, y ahí es la parte más difícil, a mi parecer de todo este proceso: Porque hacer ejercicio hasta extenuarte, completar retos y ver como la báscula te recompensa no sirve realmente de mucho sino se cambian de raíz y fondo lo que los llevo a ser personas obesas.

Y es que comer es parte fundamental de la vida, pero atragantarse de ella, no, y estas personas reconocieron que por causa de sus problemas y frustraciones de la vida diaria, los consolaban o trataban de olvidar comiendo, lo cual de momento satisfacía esa “carencia”, pero después el remordimiento podía más y los llenaba de más culpas que de nuevo volvían a cubrir con más comida. Todo un círculo vicioso sin fin y que daba por resultado el comprometer su misma vida a causa del sobre peso.

Al mismo tiempo me vino a la mente otro programa que pasan por ese mismo canal y que se llama “Acumuladores”, y que trata de personas que viven literalmente en medio del caos a causa del impulso incontrolable de comprar objetos hasta ya no tener ni siquiera donde sentarse o caminar, ya que su casa estaba cubierta por montañas y montañas de cosas que muchas veces ni siquiera sacaban de su empaque o caja, y de las cuales se negaban de manera rotunda a deshacerse, ya que su apego a ellas rayaba en lo enfermizo.

Y efectivamente, se trata de una enfermedad psicológica. Lo curioso del caso es que me di cuenta que en ambos programas el común denominador de estas personas era la obesidad. Fuera por apego a la comida o a las posesiones, ambos tipos de personas estaban definidas por lo mismo: el sobrepeso, ya que sus culpas los llevaban a comer y acumular sin control.

También me di cuenta que al someterse voluntariamente a dejar sus apegos, empezaban a bajar de peso. Es curioso como la mente nos llega a dominar, porque en realidad lo que ellos veían como imposible de superar, en realidad no lo era cuando comenzaban a aceptar y a poner en practica los consejos y rutinas que les daban expertos para así salir de aquello que los tenía en el límite de sus fuerzas.

Ahora bien, viéndolo desde afuera uno piensa: “Gracias a Dios que yo no soy así”. Pero la realidad es que puede que de algún modo, y sin darnos cuenta, seamos acumuladores o mantengamos malos hábitos de consumo que nos estén llevando a llenarnos no solo de objetos que adquirimos por el puro placer o estatus que nos otorgan, sino además y lo que es peor, de una cantidad de deudas a meses sin intereses y sin fin.

Triste y lentamente nuestra sociedad, se ha convertido en el lapso de menos de 10 años en un símbolo de “comprese y desechese”, o dicho de otro modo, lo que antes adquiríamos para que nos durara muchos años, ahora en menos de unos cuantos meses se ha vuelto obsoleto y nos empuja a sustituirlo por el más nuevo. Sucede entonces que apenas estamos en nuestra 4ta.  mensualidad de 48 cuando ya pensamos en deshacernos de este para poder tener el nuevo, así tengamos que endeudarnos aún más.

Y esto es solo en lo que se refiere a aparatos porque por el lado de los alimentos se ha creado una cultura alrededor de lo procesado, dejando de lado lo natural, practicando el desperdicio y tirando a la basura lo que no se consumió e ingiriendo cosas poco nutritivas que vienen en envases plastificados y con muchos ingredientes que son dañinos para la salud.

Así que entonces y viéndolo fríamente no estamos tan lejos de vivir a nuestra “manera” la realidad de las personas que salen en estos programas de televisión. La buena noticia es que así como ellos han salido de sus adicciones y apegos, nosotros con voluntad y esfuerzo podemos también. Sólo es cuestión de hacer prioridades en cuanto a lo que en verdad es valioso para nosotros y nuestras familias, y no hacerlo girar solamente alrededor de lo material y empezando a crear un ambiente sano y libre no solo de deudas, sino de calorías.

Siempre es bueno mirar las dos caras de la moneda, porque tampoco se trata de satanizar cada compra sino de analizar si en verdad es algo que cubre una necesidad real o es para estar a la moda como los demás. Del mismo modo esto se aplica a lo que comemos, ya que comer algo poco nutritivo por las prisas, finalmente y aunque no nos guste nos llevará a la larga a comprometer nuestra salud.

Todo tiene un balance y es necesario poner sobre esta balanza cada uno de esos aspectos en nuestra vida que sintamos quizás se estén saliendo de control. Existen para ello personas con experiencia probada y a los cuales se puede acudir ya sea por ayuda, consejo o asesoría, lo importante y fundamental es como lo mencione anteriormente: la voluntad de ser nosotros mismos quienes demos el primer paso.

¿Has identificado algo en lo que creas estés generando un mal habito? ¿Te ha sonado algo de esto familiar? Te invitamos a que nos cuentes tus experiencias y a que con ellas seamos todos retroalimentados y así saber que no se esta solo a la hora de empezar un buen propósito. Sigamos en comunicación y les deseo como siempre un gran día. Salute!

formspring.me

Preguntas acerca de la familia, casa, pareja http://formspring.me/mesuenafamiliar

Por la libertad de correr…

Puedo contarte que en mi caso todo empezó cuando me di cuenta que el espejo me regalaba una imagen muy poco agradable sobre mi aspecto físico, y puedo contarte también que sabiendo que si seguía por el mismo camino, un día no sólo mi cuerpo se vería comprometido sino lo que era peor: mi salud.

Así que un día me lo propuse. Tenía muchas preocupaciones encima, muchos obstáculos personales y una serie de emociones encontradas que me animaban a mejor quedarme en la cama y rascar mis problemas en lugar de salir y afrontarlos. Pero mi voluntad y determinación triunfaron, y fue así como una mañana me puse mis pants, mis tenis viejitos (no tenía unos profesionales) y me salí a caminar. Camine y camine hasta que me canse y entonces me di la vuelta y regrese. Ese fue mi primer día con el ejercicio y aunque fue una lucha en las que hubo días en que prefería mejor seguir dormida, siempre me impuse a mi misma a dar un día más. Por mi, por mi salud, por la libertad de correr.

Se que no a todos nos viene bien el hacer algún tipo de actividad física, mejor conocida como ejercicio, sin embargo cuando comienzas a experimentarlo, a respirarlo, a vivirlo es cuando uno se da cuenta de lo importante que es salir de nuestros limites auto impuestos y de nuestra “sagrada” zona de confort para comprender que al menos 30 minutos diarios son más que suficientes para efectuar un cambio de 180° en tu vida.

¿Porque no intentarlo? Imponte hoy ese reto, haz lo que más te mueva, puede ser caminar, correr, nadar, etc. lo que sea que más te guste y comienza a creer que solo un día es el principio de tu propio camino a la libertad y a la salud.

Y si eres de los que puedes contar tu testimonio así como yo, te invito a ponerlo aquí en el blog y así motivar a otros a disfrutar no solo de un cuerpo delgado sino de buena salud. Que sigan tendiendo un excelente día. Salute!

5 Buenas Ideas Para… Poner en práctica a la hora de cocinar.

Hace poco leí esta frase, la cual me pareció graciosa y a la vez muy cierta: “Comer es placer de los dioses… pero cocinar es trabajo de los mortales.” ¿Te suena familiar? Es cierto, ya que tristemente no a todos se nos da el estar en la cocina, menos aún, el saber que preparar de comer cada día a quienes viven con nosotros, y que sea al menos digerible. Sin embargo y por otro lado, están quienes a los que cocinar les parece lo más simple de la vida, y que se dan vuelo haciendo platillos dignos de cualquier chef internacional. Pero, seamos sinceros este último grupo es bastante reducido y aunque uno reconoce con algo de envidia, a quienes han sido bendecidos con esa habilidad, seguimos estando los que una ayudadita o tips no nos vendría nada mal a la hora de cocinar. Así que el propósito de hoy en esta serie de “5 buenas ideas para”, es compartir contigo querido lector unas cuantas y sencillas ideas para hacer de tu hora de cocinar algo agradable y quizás (porque no) con la posibilidad de llegar a tomarle gusto.

Les advierto de una vez que este post no es ni mucho menos un compendio de recetas de cocina, o un curso express para aprender a cocinar, más bien son 5 tips (Tal vez mas) que yo misma he probado, y que me han ayudado (y espero que a ustedes también) muchísimo a la hora de estar ante la famosa disyuntiva: “¿Y que hago de comer?”. Cómo adición también comparto algunos secretos de cocina. Salute!

1. ¿Te gustaría comer avena pero su sabor y consistencia te desaniman a probarla? Yo tengo 3 maneras de usarla y sin pasar por el suplicio de su sabor: a) En licuados de fruta como mango, fresa, plátano etc. agrega una o dos cucharadas de avena a la licuadora junto con la leche y veras como su sabor no se percibe tanto. b) Cuando le prepares hot cakes a tu familia, a la mezcla agrégale dos o tres cucharadas de avena, es una forma saludable de hacerlos. c) Cuando hago milanesas de pollo, al pan empanizado le agrego también avena (yo la muelo previamente en la licuadora) y les aseguro que les da un sabor diferente y exquisito.

 2. Una manera diferente, rápida y deliciosa de preparar pescado: Si cuentas con una sarten u olla profunda y de material resistente coloca papel aluminio en el fondo de la misma y coloca los filetes del pescado de tu preferencia, sal pimientalos, báñalos con un chorrito de aceite de oliva y ponles también algo de hierbas finas secas o perejil seco encima, luego pon rebanadas de limón y naranja sobre el pescado (también puedes ponerlos debajo de los filetes) cubre con más papel aluminio y tapa tu sarten u olla, déjalos así alrededor de unos 20 minutos sobre la estufa y ¡Listo! un rico pescado a los cítricos.

3. ¿Les ha sucedido que en ocasiones les llegan visitas no esperadas y no hay nada que ofrecerles? Una buena idea y que es maravillosamente fácil de preparar (si son de tu gusto claro) son lo champiñones, los cuales puedes ofrecer como quesadillas a tus invitados o quizás como una comida rápida para tu familia. He aquí la receta: En una sarten con tantito aceite de olivo pones a freir 1/2 kg de champiñones lavados, desinfectados y rebanados, les agregas cebolla fileteada o picada, epazote o cilantro picado y si te sientes muy valiente un jalapeño picado, lo guisas todo bien unos 10 o 15 minutos, lo sazonas con sal al gusto y ¡Listo! sencillo, ecónomico y delicioso.

4. Siempre he pensado que el menor numero de comida procesada que se tenga en la alacena es señal que nos inclinamos por los alimentos naturales y sanos, pero lamentablemente y a causa de lo saturadas de nuestras vidas diarias, es casi imposible el no tener alguna que otra a la mano. Sin embargo, una buena salsa de tomate preparada en casa para un espagueti o algún guisado siempre será un excelente aliado. Una receta super sencilla que yo hago es esta: hierves en agua 4 o 5 jitomates, cuando ya estén les quitas la piel y si quieres las semillas, los licuas agregándole sal y pimienta al gusto, sofríes en tantito aceite de oliva lo licuado y rectificas la sazón. Deja enfriar y en frascos de vidrio limpios y vacíos que tengas los rellenas y tapas, lo refrigeras y lo usas antes de una semana. Veras como su sabor es muy diferente a las salsas de tomates empaquetadas.

5. Una buena cocina equipada siempre ayuda mucho a la hora de cocinar, así que en lo que te sea posible hazte de tus pequeños enseres, y veras como se volverán en una verdadera inversión en la que valió la pena gastar. Te recomiendo ampliamente un buen sarten wok ya que en el se pueden realizar infinidad de platillos y de una manera más sana. También un buen cuchillo para cortar, picar, rebanar, etc. es una bendición, pregunta por los que usan generalmente los chefs, veras como te encantará usarlo. Existen en el mercado una baterías hechas de material grueso y resistente con las cuales se pueden hasta hornear pasteles, yo tengo una que compre hace muchos años y sigue impecable, y aunque gaste bastante en ella, valió la pena ya que he podido realizar guisos deliciosos y sin casi nada o nada de aceite. No es necesario que compres toda la batería, con una sola pieza de buen tamaño veras que es más que suficiente.

Definitivamente en lo que a la cocina se refiere, el limite es nuestra imaginación y aunque muy generalmente esta escasea a la hora de prepararla, se que con algo de paciencia se le puede llegar a tomar cariño. Espero sinceramente les sirvan estas pequeñas ideas, y te invito a que si tu tienes alguna que quieras compartir, lo hagas para así ampliar este pequeño compendio, porque creo de todo corazón que siempre tenemos algún as escondido bajo la manga, y que nos a salvado muchas veces a la hora de cocinar. Les deseo un grandioso día y nos seguimos leyendo. Salute!

Vacaciones, limpieza de casa, minimalismo y mudanzas

Las vacaciones de verano acabaron y con ellas el recuento de los daños, o en mi caso más bien, el recuento de los beneficios que pude obtener al realizar varios cambios a fondo en mi casa, la cual estaba hasta hace un par de meses muy desordenada y con muebles y cosas amontonadas.

Ya les había contando en un post anterior que desde que empece a poner en práctica el minimalismo por medio de las grandes ideas que brindan blogs como los de Análisis Realista y Sostenibilidad y Minimalismo mi vida dio un giro de 180° en muchos sentidos, lo que sumándole además la experiencia que obtuve a raíz de mudanzas que tuvimos que llevar a cabo mi familia y yo, fue que me empece a dar cuenta de las muchas cosas que tenía y no utilizaba, y aparte me robaban espacio, por lo cual me metí mas de lleno en el minimalismo para emprender la aventura de tirar, reciclar o regalar de acuerdo a lo que iba descubriendo cada vez que mi limitado tiempo de cada día me lo permitía.

Y las vacaciones fueron el gran pretexto para poder continuar con mis buenas resoluciones, ya que a causa de varios factores personales y económicos que se dieron, y por los cuales decidimos no salir fuera, me di a la tarea junto con mis hijas de ver en cada habitación de la casa que se tenía que tirar o regalar. Confieso que la labor no es nada sencilla y mucho menos agradable, es cansada y tediosa, sin embargo y como pudimos al final comprobar las 3, los resultados son en verdad satisfactorios. Lo que más me entusiasmo fue ver la sensación de amplitud que ahora tiene nuestra casa, y el buen uso que ahora le puedo dar a otros espacios que antes estaban tapados por cosas y más cosas que ya no eran útiles ni necesarias.

Y es que, como les comentaba, la experiencia de 2 mudanzas en verdad es enriquecedora, ya que es casi totalmente seguro que cuando por alguna razón de la vida nos tengamos que llegar a mudar de casa, es cuando saldrán a relucir las cientos de cosas que hemos tenido almacenadas por meses o años, y que no nos quedará más remedio que deshacernos de la mayoría de ellas para así poder hacer de la mudanza algo rápido y efectivo.

Así entonces, y por razón de lo antes mencionado, es que les comparto mis experiencias (Todas con aciertos y errores) tanto de vacaciones, como de mudanzas y minimalismo aplicados, ya que no es necesario el tener que mudarse de casa para empezar a ver lo bueno que puede llegar a ser el poner en práctica el minimalismo en nuestros hogares, y así evitar el seguir llenandonos de más cosas, las cuales en algún momento dejaremos abandonadas en alguna caja y sin volver a utilizarlas. Lo cual solo significa: Mas acumulación y menos espacio.

1. Revisa tus closets y cajones. Si hay una prenda que tienes más de un año sin ponértela (por el motivo que mejor se te ocurra) es 100% seguro que no la volverás a usar NUNCA. ¿Solución? Dónala o dásela a alguien que si la pueda usar. Veras como por arte de magia la ropa que en verdad usas la ubicas mejor donde la guardes.

2. Revisa tus archivos y documentos. Si eres de los que guardas hasta el ticket del Oxxo con lo chicles que compraste, va siendo buena hora de darle una escarbada a ese montón de papeles y clasificarlos de acuerdo a su importancia y antigüedad, ya que quizás habrá algunos que debas conservar por un tiempo más. El papel que te resulte llévalo a un centro de reciclaje en lugar de tirarlo a la basura.

3. Revisa tus alacenas. Es buena idea cada 3 meses revisar la caducidad de los alimentos que tengamos almacenados en la cocina, y así ver que esta a punto de vencer y utilizarlo en alguna receta para que no se desperdicie. Un buen tip respecto a esto, es dejar atrás de las alacenas lo nuevo y tener delante y a la mano lo que lleve más tiempo.

4. Revisa tus libros y DVD´s. Si hay algún o algunos libros que ya disfrutaste y que consideras no es necesario seguir conservando, puedes llevarlos (Y esto también aplica en las películas) para donarlos a alguna biblioteca de tu comunidad o venderlos o intercambiarlos con la familia o amigos.

5. Revisa juguetes. Si tus hijos ya no están tan pequeños y ya no les interesan más sus juguetes de antes, es entonces tiempo de revisar y ver que se puede donar o regalar (fíjate solamente que estén en buen estado y limpios). Un niño que carece de medios para tener uno te lo agradecerá y tu te sentirás fenomenal.

6. Revisa tus adornos. ¿Te regalo una tía tuya en Navidad o tu cumpleaños un florero que de plano ni combina con tu decoración y que tampoco te gusta? El tema de los adornos es algo serio, ya que por lo mismo de que o ya no nos gustan o no combinan con nuestra decoración, en ocasiones los tenemos arrumbados en algún rincón de la casa con la esperanza de que llegue algún duende y se los lleve muy lejos. ¿Mejor solución? Venderlos o regalarlos, y quizás con suerte haya alguien a quien si le gusten y sirvan.

7. Revisa tus plásticos. Se me estaba pasando este punto y que va relacionado con el No. 3. Muchas veces siendo amas de casa pensamos que cualquier recipiente que vayamos acumulando sirve para guardar los sobrantes de la comida. La realidad es que no es necesario tener toda la linea Tupperware para hacerlo, pero si es necesario hacer un inventario, si es que tenemos de más, y clasificar y elegir según el tamaño y material para saber cuales en verdad serán de utilidad, los demás podemos mandarlos a un centro de reciclaje o darlos.

No se si se me esta pasando algo más pero creo que este es un muy buen inicio y sirve como una pequeña guía de referencia. La verdad es que vivir con lo que es realmente necesario y desalojar lo que nos quita espacio ayuda y hace sentir bien. Espero les guste y si tienen comentarios, sugerencias o adiciones al mismo, son bien recibidas. Sigan teniendo un estupendo día y minimalista semana. Salute!

Utopía Financiera o Como lograr ser ricos

Dejen primeramente les aclaro el título, ya que no es precisamente que haya obtenido la formula mágica y milagrosa para hacerse uno millonario y con ello resolver nuestros problemas económicos, nada más lejos de eso, más bien a lo que me refiero es a que eso suele ser el objetivo supremo de casi todos los que somos simples mortales viviendo a través del salario mínimo: Lograr sin muchas complicaciones la tranquilidad de la riqueza anhelada. Punto aparte y como en otras ocasiones he mencionado, soy la menos capacitada para hablar de finanzas ya que no es mi área, además que existen blogs acerca de ellas que son escritos por gente especializada y experta en el tema de los dineros.

Aclarado el punto paso a contarles como prologo mi testimonio y experiencia personal como inicio y origen para el desarrollo de este post.

Hace 6 años aproximadamente tuve la desgracia de pasar por una fuerte crisis personal que me llevo a replantearme cosas tanto morales como materiales. Hablando más claro me divorcie, y si alguien que me está leyendo y ha tenido la desfortuna de pasar como yo por tan traumatico y doloroso proceso, sabrá de lo que hablo. Estos planteamientos tuvieron como primera parada el verme de repente sin una pareja y a verme a cargo de dos niñas de 8 y 4 años, así que el primer sentimiento que tuve fue de pánico ante la incertidumbre de saberme sin una entrada de dinero regular; aun así y a pesar de las circunstancias poco favorables que tenia delante mio puse manos a la obra para de lo poco sacar lo mucho, en pocas palabras gastar con moderación y ahorrar con sabiduría.

Y aquí es donde empiezo el porque del título del post ya que ante situaciones económicas adversas, estas regularmente vendrán acompañadas de decisiones y acciones que deberemos tomar para poder pasar de alguna manera “decente” nuestro bache tanto emocional como económico, ya que es muy cierto que las deudas agobian y deprimen. Habrá cambios en nuestros hábitos de consumo, buscaremos fuentes alternas de ingreso monetario, nuestras prioridades cambiaran y hasta de nuevo no ver a lo lejos el sol en el horizonte es muy probable que aquellas cosas que tanto anhelabamos se vean temporalmente pospuestas.

Y el que sean pospuestas no es malo, lo malo es vernos siempre visualizados en el mismo hoyo, tratando de conseguir el promedio del día, y con tristeza ver que a veces vivimos solo para trabajar y mas o menos subsistir, y te lo dice alguien que muchas veces paso por ese camino. Sin embargo es ahí donde, sino tenemos cuidado, nuestras mentes nos pueden llegar a jugar una mala pasada, y nos orillen a pensar que el ser ricos sólo es un sueño, una utopía. ¿Te suena familiar?

Porque siendo sinceros ¿A quién le gusta estar viviendo en la mediocridad financiera? ¿No es acaso el ideal de casi todos el vivir una vida de holgada economía no solo hoy, sino también para nuestra vejez? Sin embargo, las trampas mentales también aquí nos sabotean terriblemente, ya que el camino más corto y sencillo para conseguir liquidez rápida y fácil es la del tarjetazo de crédito o los prestamos bancarios, y no quiero con esto insinuar que estos sean malos, pero tampoco son buenos, ya que a fin de cuentas tomar dinero de estas fuentes nos ata a una deuda, una deuda de muchos meses, quizás años, así que antes de tomarlos habrá que considerar para que lo tomamos y si estamos en la capacidad y responsabilidad para cubrirla en cantidad y tiempo.

Entonces bien, ¿Qué hacer? Gracias a Dios que los bancos no solo se reducen a tarjetas de crédito o prestamos, ya que también nos ofrecen instrumentos como el del ahorro y las inversiones para sacar provecho a nuestro dinero y así lograr, aunque quizás no de manera inmediata el multiplicarlo. Es cierto, es lento, es desesperante pero ¿No es mejor esto y poder poner nuestra cabeza en la almohada cada noche con la conciencia tranquila, a vernos agobiados por el fantasma de los acreedores?

Así entonces la idea central es esta y me vuelvo a poner de ejemplo para ilustrarla: Yo tuve dos opciones: Me podía tirar a la tristeza y pedir prestado aquí y allá, o sentarme, sacar mis cuentas, pagar mis deudas y comenzar a ahorrar para así lograr el horizonte financiero con el que siempre había soñado. Opte por lo segundo, claro está y aunque de principio costo sacrificios en cuanto a dejar de adquirir ciertas cosas, estoy plenamente convencida que fue mi mejor y personal decisión. Además tuve también que sacar muchas veces de mi cabeza las palabras “No se puede” y cambiarlas por “Es posible si me esfuerzo”, se que suena utópico pero déjenme les digo que para nada descabellado o imposible. Si yo estoy poco a poco en el camino de lograr mi sueño se que cualquiera con disposición puede.

¿Existe en todo esto que acabo de mencionarles alguna formula mágica? La verdad no, todo se reduce sencillamente a empezar a usar el sentido común y a ver que la vida no se reduce únicamente a sobrevivirla, sino a disfrutarla usando con más sabiduría los recursos que tengamos a la mano. Si tu sueñas con una casa propia o pasar en el futuro algunos años de tu vida viajando, yo creo de todo corazón que es posible. Como dice el comercial ¿Y porqué no?

Obvio que se tendrán que hacer cambios en nuestros hábitos, yo tuve que hacer algunos y creo que han sido buenos, como el de usar al mínimo a casi nada mi tarjeta de crédito, tomar dinero cada mes y ponerlo en un fondo de inversión como ahorro, sacrificar salidas al cine, vacaciones caras y cocinar más en casa, lo cual en cada caso tiene su lado positivo.  Comprendo también que para cada caso en lo particular serán cambios de hábitos diferentes, y de acuerdo a la situación que estén pasando, pero a fin de cuentas es seguro que serán de beneficio.

Finalmente les cuento que no todo en la vida son nubes negras, y tuve la dicha de volver a conocer a alguien especial con quien uní de nuevo mi vida, y con mucha alegría constatar que tenemos los mismos ideales de vida futura, así que juntos estamos en plena construcción de nuestras metas y sueños, y claro continuando con los mismos hábitos. Así que entonces les pregunto: ¿Cuál son los sueños que quieres empezar a construir? y más importante aún: ¿Estas dispuesto a hacer TODO lo necesario para conseguirlo? Yo espero que tengan el valor y la determinación para que así sea. Salute!

Una nota final. Si quieres profundizar más en la manera de manejar eficientemente tu dinero te recomiendo leer los siguientes blogs de finanzas. Se que serán de más ayuda que mis limitados y neófitos conocimientos.

El peso Nuestro

Blog y Lana

Pequeño Cerdo Capitalista

Vivir Como Reina

Cabrona y Millonaria

Karla Bayly

Dinero Inteligente

¿Y tu que tienes en tu bolsa de basura?

En días pasados me toco leer dos buenos posts en dos blogs diferentes en los cuales uno preguntaba a las mujeres que es lo que traemos en el bolso, y el otro en general preguntaba lo mismo pero en la cartera. Y así leyendo me puse a pensar que existe otro tipo de bolsa que quizás pocas veces nos ponemos a pensar en lo que le ponemos dentro, y que viéndolo fríamente nos dice el tipo de personas que somos. Me refiero a nuestras bolsas de basura. Y es por eso la razón de el título de este post: ¿Que tiene nuestra basura? Y al revisarla ver que tipo de consumidores somos. ¿Hay basura de alimentos procesados? ¿Abunda el desperdicio orgánico o más bien estamos llenos de plástico y papel? Y una mejor: ¿Utilizamos dos bolsas para así separar nuestra basura o la ponemos en una sola? Es increíble lo mucho que se llega a descubrir cuando hacemos este pequeño examen de nuestros desperdicios, y lo más que habla acerca de nuestros hábitos diarios de consumo y  de alimentación.

Así que ahora yo les pregunto a ustedes en este nuevo día de propósitos y como una pequeña reflexión para tenerla en mente: ¿Qué tienes en tus bolsas de basura? Y para poner el buen ejemplo comienzo con el inventario concienzudo en mi propia basura, y les cuento que me di cuenta con vergüenza que tengo que hacer cambios aun más determinantes en mis hábitos, ya que encontré mucho plástico en ella, pero como punto positivo descubrí que tengo el buen atino de hacer separación de lo orgánico de lo inorgánico, aun así, tengo que continuar y poner en practica nuevas estrategias tanto para no consumir tantos productos procesados, como tampoco producir tanta basura, ya que el exceso en la cantidad de bolsas que hagamos influye en el medio ambiente. Es cierto que tomar medidas acerca de como manejar nuestra basura no es tarea sencilla pero ¿Porque no intentarlo al menos por hoy? Les deseo un excelente día. Salute!

Por cierto y como un extra: ¿Utilizas bolsa de tela al ir a hacer tus compras?

Les dejo además este simpático e ilustrativo Link acerca de como se manejan en Suiza con las bolsas de basura:

http://reeducandoamama.blogspot.com/2011/02/el-misterio-de-las-bolsas-de-basura.html

A %d blogueros les gusta esto: