Posts Tagged ‘educación’

Inteligencia Emocional y Espiritual

En la década de los 90, específicamente en el año de 1995 el Dr. en psicología Daniel Goleman revoluciono las bases de lo que antes era comúnmente conocido como la inteligencia intelectual, la cual era medida entre los individuos a partir de su coeficiente intelectual o grado de inteligencia por conocimientos adquiridos de manera académica. Goleman en su famoso libro se pregunta porque hay individuos que triunfaron en la vida sin contar con lo que muchos llaman “inteligencia”, sobre otros que se destacaron con excelentes reconocimientos académicos.

Esto dio pie a lo que ahora se reconoce como la “inteligencia emocional” y que en su definición más simple es la capacidad para reconocer tanto sentimientos propios como ajenos, y la habilidad para manejarlos. Y como el ser humano es más un ser emocional que racional, de ahí que este tema este tomando una gran relevancia en el estudio de las complejas relaciones humanas y de que manera afectan nuestra vida diaria.

Y ya que ninguno de nosotros guarda solamente recuerdos en la memoria sin un grado de emociones ligadas a este,  se hace fundamental el saber reconocer estos sentimientos y saberlos manejar, para así poder interconectarnos con otras personas y lograr una armonía en las relaciones tanto que empezamos como las que se tengan actualmente.

Empezamos a movernos en nuestras emociones desde que nacemos, y al no saberlas manejar adecuadamente, van dejando en nosotros al ir creciendo, profundas huellas, ya que estamos inmersos en sentimientos muy intensos que no podemos explicar a falta de un vocabulario, provocando que al llegar a ser adultos no comprendamos el porque experimentamos sin motivo aparente, estallidos emocionales.

De ahí el importante papel de la inteligencia emocional, porque ayuda a quien sabe manejarla, dándole el poder de pensar con más claridad y tomar decisiones más sensatas en momentos de mucha presión, ya que sabiendo controlar nuestras emociones podemos reaccionar de una manera más “racional” a que si nos dejáramos llevar solo por los impulsos.  También nos concede la capacidad de poder automotivarnos, perseverar a pesar de los obstáculos, evitar que la angustia interfiera en nuestras reacciones racionales y el poder empatizar y confiar en otros.

Y así como es esencial el trabajar el área de nuestras emociones es igual de prioritario el también dárselo a nuestro lado espiritual, el cual nos concede la capacidad de encontrarle un sentido profundo a nuestra existencia. Y es que cuando nos preguntamos si nuestra vida tiene algún sentido, reflexionamos sobre lo que en verdad tiene un valor en el fluir de nuestras vidas, cuando meditamos en la calidad de las relaciones que tenemos, cuando aprendemos a valorar retrospectivamente lo vivido o cuando meditamos acerca de los sueños que aspiramos a que se conviertan en realidad, es que  nuestra inteligencia espiritual esta en plena acción.

Es sabido que el bienestar integral de todo individuo requiere de un equilibrio inteligente entre lo emocional y lo racional, entre lo corporal y lo espiritual; exige también el cultivo de la inteligencia emocional, una óptima calidad de relaciones y el conocimiento de uno mismo, pero aunque pareciera completo es indispensable el ejercicio de nuestra inteligencia espiritual, la cual nos lleva a tomar plena conciencia desde el simple hecho de estar vivo hasta cual es nuestro destino mientras estamos en este camino llamado vida.

Y cómo este tema es en verdad interesante y de muchos matices será en nuestro siguiente post donde explicaremos a fondo como funciona nuestra inteligencia espiritual y de que manera le podemos sacar provecho para así lograr el equilibrio completo de nuestro ser.

Les seguimos agradeciendo sus comentarios y los invitamos a participar activamente a través de ellos o por medio de nuestra página en Facebook y por Twitter. Que tengan un excelente día y lleno de calor y amor familiar. Salute!

Anuncios

Maria Montessori: Libertad para aprender

Maria Montessori nació el 31 de Agosto de 1870 en Chiaravalle, provincia de Ancona, Italia. Aunque en su epoca a lo mucho que podía aspirar una mujer era a ser maestra, en su familia se reconocía a que tuvieran cierta educación.
A los 14 años estudió ingeniería, luego biología, siendo finalmente aceptada en la facultad de medicina en la Universidad de Roma. Y aunque en un principio tuvo oposición por parte de su padre, finalmente se graduó en 1896 como la primera mujer médico de Italia. Fue contemporanea de Freud y desarrolló su propia clasificación de enfermedades mentales.
Empezó su trayectoria profesional en el campo de la psiquiatría, dedicándose a niños con retraso mental. Era tal su vitalidad que logró crear un método de enseñanza y estimulación que permitía a esos niños aprobar los exámenes oficiales italianos.
Aquel primer éxito causó mucho revuelo en la Italia de la época, pero Maria Montessori afirmaba que solo había permitido que los niños desarrollasen por sí mismos sus potencialidades naturales. Y, para demostrarlo, decidió orientar su trabajo a la enseñanza de niños sin necesidades especiales.
El principio básico de su método consiste en que los niños desean aprender, pero hay que enseñarles de una forma natural: con estímulos propios de la edad y, sobre todo, con libertad.
Esto lo confirma al conocer los trabajos de Johann Pestalozzi, pedadogo suzo que hizo enfasis en la preparación de los maestros, los cuales deben lograr un cambio en su persona primeramente y tener un profundo amor a su trabajo. también debe amor entre el niño y el maestro y la capacidad de este último de dejar al niño desarrollar sus capacidades sin imponerle el aprendizaje.
Montessori menciona que la educación se basa en un triangulo:
– Ambiente
– Amor
– Niño – ambiente
El amor se refiere al respeto, la libertad con responsabilidad, con límites y estructura. Valorarlo, fe, confianza, paciencia. Conocer sus necesidades. Empatía.
De hecho los adultos tampoco aprenden bien cuando estan obligados a ello, porque el aprendizaje depende mucho de la creatividad, de la atención y la motivación.
Posteriormente surge en Maria Montessori el interes por niños de 0 a 3 años, indicando que su educación debe iniciarse desde su nacimiento, desarrollando las comunidades infantiles como una propuesta para sutituir a las guarderías.
Los profesores de las primeras escuelas Montessori ya no eran las figuras dominantes de antaño sino que permitían al niño expresar sus gustos y preferencias. Las aulas dejaron de ser lugares oscuros, ambientadas solo con una pizarra y largos bancos, y se transformaron en espacios alegres, con elementos para jugar y aprender como cajas de colores, juguetes educativos, etc. El resultado fue espectacular: estos niños aprendían mucho más rápido y prácticamente no hubo fracaso escolar.
Por haber vivido tres guerras Maria Montessori se cuestionaba sobre el futuro de la humanidad. Decía que la salvación se encuentra en el niño. Vivió y trabajó para y por sus convicciones de que el niño era un ser diferente y que había que ayudarlo a desarrollarse. Toda su vida estudió, trabajó y difundió su filosofía. Murió en Holanda en 1952.
“No me sigan a mí, sigan al niño” Maria Montessori.

A %d blogueros les gusta esto: