Posts Tagged ‘finanzas adolescentes’

Los adolescentes y el idioma del dinero 2 (trabajado es mejor)

En el post anterior a este tema hablaba acerca de la necesidad de fomentar en nuestros niños y adolescentes sobre todo, la importancia de tener su primer presupuesto, y en base a este el que ellos hagan conciencia acerca de los gastos que deben pagar a diario, y la responsabilidad que significa el manejar dinero que no solo se les da por obligación de parte de uno como padre.

La realidad triste y dura es que muy rara vez de esto los chicos aprenden algo que no sea que si se les llega a acabar el dinero antes de lo previsto, en su presupuesto asignado por semana, quincena o mes vuelven a pedirnos lo que les hace falta y muchas veces sin pensarlo se los damos. ¿Qué hacer? ¿Cómo enseñarle a mi adolescente que uno no siempre puede darles dinero para todo lo que se les antoje, sin parecer egoístas o llegar a tener un gran sentimiento de culpa paterno?

En mi experiencia con mis propias hijas creo que el asignarles trabajos ya sea dentro o fuera de casa es lo mejor para empezar. Si son menores de edad muy difícilmente o más bien imposible sera que entren a un Mc Donlads u otro de esos negocios a realizar sus primeros pininos laborales. Tengo una amiga que incluso cuando su hijo cumplió los 16 años lo mando a trabajar de cerillo al super, y aunque a no muchos padres les agradaría la idea aquí lo importante es generar en los chicos la conciencia de que para poder disfrutar ganancias fáciles a veces hay que “ensuciarse” un poco. Ayudar en las labores de casa no debería ser una manera de pagar a nuestros hijos ya que es responsabilidad de cada miembro de la familia el participar en ello por el bien general, pero hay algunas “labores” que pueden ser la excepción y en ese caso “pagarles” por hacerlo.

Cortar el césped si es que tienen en casa o de otros, lavar los coches ya sean los propios o de los vecinos, sacar a pasear mascotas, cuidar niños (si es que tienen la paciencia), son algunas de las cosas en que ellos pueden muy bien participar y de paso ganar su primer dinerito, que créanme después de realizar cualquiera de las tareas que mencione antes, aprenderán a valorar peso por peso lo mucho o poco ganado.

Es bueno también mencionar que al crear en ellos una mentalidad que no todo lo nuevo comprado por impulso o moda es por lo general lo mejor, les ayudará a tener una percepción más clara y objetiva acerca de adquirir por necesidad, a gastar por simple compulsión. 

Como podrán ver, hacer de nuestros hijos adolescentes, individuos capaces de manejar sus primeras finanzas personales no es tan difícil y complicado, solo se trata de tener un poco de creatividad para que tanto nosotros como ellos hagamos de el uso efectivo del dinero y su tiempo, una magnifica oportunidad de aprendizaje y de paso que resulte en un ahorro para el presupuesto familiar.

Como siempre si tienen alguna idea o sugerencia extra para el tema, los invitamos a que las escriban, ya que todo es nos es bueno para aumentar el conocimiento en general y así compartir incluso experiencias. Que tengan un gran inicio de semana y continuamos en familia… Salute!

Adolescentes y el idioma del dinero

Cuando mi pequeña niña paso de la infancia a la emocionante etapa de la adolescencia (aunque probablemente no para todos los padres sea precisamente “emocionante”) recuerdo que no solo su cuerpo comenzó a tener cambios, sino que también su manera de vestir y de hablar. Es increíble ver como de ser los “super héroes” para nuestros hijos, caemos de un día para otro hasta el nivel de “pasado de moda”, y ya hasta lo que uno piensa es obsoleto y gracioso para ellos. Y dentro de todos estos cambios de pesadilla, vienen junto con estos, su gusto creciente y más que peligroso por todo lo material: Que si quiero un Ipod Touch, que si un IPhone, que si una lap top, que si la sudadera de moda debe decir Abercrombie… en fin, que la lista abarca tantas cosas, que incluso si hace uno memoria, nosotros quizás poco tuvimos lo mismo a su edad. Y es que los tiempos cambian… pero el costo de las cosas no.

Tristemente estamos en una época en que todo podremos decirle a los hijos menos la palabra NO. Ya todo se vuelve negociable para ellos, o peor aun, una imposición obligatoria, ya que desde pequeños los hemos acostumbrado a darles todo sin casi ninguna restricción de nuestra parte, lo cual les hace tener la falsa impresión de que tienen por derecho y sin discusión, de recibir absolutamente TODO lo que nos piden.

En mucha parte debemos reconocer que nosotros hemos tenido la culpa, ya que el argumento más fuerte para apoyar esto es el de “Quiero que mi hijo/a tenga todo lo que yo no pude” y sin embargo pasamos por alto que en realidad al darles todo, les estamos haciendo mas un daño que un bien a sus vidas, ya que es seguro que al llegar a ser adultos muy poco tendrán para enfrentarse al mundo real que impone que para ser alguien hay que luchar por ello y no solo extender la mano.

Es por eso que se hace importante el enseñarles desde pequeños el valor del dinero, y no solo el de recibir una x cantidad de dinero los Domingos, sino también y más allá el de poder mostrarles que todo tiene un costo, y lo que implica el pagar algo con ese dinero a cambio de obtenerlo. Quizas ya tus hijos no son tan pequeños y están en la etapa en que sino están y tienen materialmente como los demás chicos de su edad, se sienten diferentes o rechazados, ya que la cultura de lo material es lo único que vale para tener y hacer “amigos”.

Una propuesta que leí hace poco en una revista americana es la de organizarles su primer presupuesto. Quizas suene raro el hacerles algo que incluso para uno como adulto resulta casi imposible, pero ahí reside lo interesante, ya que al hacer juntos como padres e hijos un presupuesto ya sea semanal, quincenal o mensual les ayudara a ambos a entender el manejo sabio del dinero y la mejor manera de administrarlo para que cubra las necesidades básicas tanto de un niño como de un adolescente en sus gastos de cada día. Una cantidad dada por ejemplo, a la semana deberá cubrir alimentos, transporte (si es que toma camión para ir y venir a la secundaria o preparatoria), y cosas como copias o el pago de algún tramite escolar inesperado. Será el compromiso del chico hacer que le rinda esa cantidad durante una semana y si algo le llegará a quedar, motivarlo a que en vez de gastarlo lo ahorre, y así con esos sobrantes poderse costear una ida al cine o a comer con sus amigos.

Créanme que hacer que nuestros adolescentes se hagan responsables de sus propios gastos y gustos será una buena lección tanto para ellos porque así podrán valorar lo que es gastar incluso en un café de Starbucks o unas papas de C&A, hasta para nosotros que a veces no le vemos el fondo a tanto gasto y pedidera de dinero que por pequeños que sean tiene un peso sobre nuestros pesos. 

Si tu como papá tienes algunas otras ideas para ayudar a los adolescentes y niños a ser más prudentes con sus gastos les invito a que los compartan y así de paso darnos una ayudadita entre todos. Y ya para el siguiente post seguire un poco más con este tema e ideas para que los chicos hagan su propio dinerito…. Salute!

A %d blogueros les gusta esto: