Posts Tagged ‘inteligencia emocional’

Inteligencia Emocional y Espiritual

En la década de los 90, específicamente en el año de 1995 el Dr. en psicología Daniel Goleman revoluciono las bases de lo que antes era comúnmente conocido como la inteligencia intelectual, la cual era medida entre los individuos a partir de su coeficiente intelectual o grado de inteligencia por conocimientos adquiridos de manera académica. Goleman en su famoso libro se pregunta porque hay individuos que triunfaron en la vida sin contar con lo que muchos llaman “inteligencia”, sobre otros que se destacaron con excelentes reconocimientos académicos.

Esto dio pie a lo que ahora se reconoce como la “inteligencia emocional” y que en su definición más simple es la capacidad para reconocer tanto sentimientos propios como ajenos, y la habilidad para manejarlos. Y como el ser humano es más un ser emocional que racional, de ahí que este tema este tomando una gran relevancia en el estudio de las complejas relaciones humanas y de que manera afectan nuestra vida diaria.

Y ya que ninguno de nosotros guarda solamente recuerdos en la memoria sin un grado de emociones ligadas a este,  se hace fundamental el saber reconocer estos sentimientos y saberlos manejar, para así poder interconectarnos con otras personas y lograr una armonía en las relaciones tanto que empezamos como las que se tengan actualmente.

Empezamos a movernos en nuestras emociones desde que nacemos, y al no saberlas manejar adecuadamente, van dejando en nosotros al ir creciendo, profundas huellas, ya que estamos inmersos en sentimientos muy intensos que no podemos explicar a falta de un vocabulario, provocando que al llegar a ser adultos no comprendamos el porque experimentamos sin motivo aparente, estallidos emocionales.

De ahí el importante papel de la inteligencia emocional, porque ayuda a quien sabe manejarla, dándole el poder de pensar con más claridad y tomar decisiones más sensatas en momentos de mucha presión, ya que sabiendo controlar nuestras emociones podemos reaccionar de una manera más “racional” a que si nos dejáramos llevar solo por los impulsos.  También nos concede la capacidad de poder automotivarnos, perseverar a pesar de los obstáculos, evitar que la angustia interfiera en nuestras reacciones racionales y el poder empatizar y confiar en otros.

Y así como es esencial el trabajar el área de nuestras emociones es igual de prioritario el también dárselo a nuestro lado espiritual, el cual nos concede la capacidad de encontrarle un sentido profundo a nuestra existencia. Y es que cuando nos preguntamos si nuestra vida tiene algún sentido, reflexionamos sobre lo que en verdad tiene un valor en el fluir de nuestras vidas, cuando meditamos en la calidad de las relaciones que tenemos, cuando aprendemos a valorar retrospectivamente lo vivido o cuando meditamos acerca de los sueños que aspiramos a que se conviertan en realidad, es que  nuestra inteligencia espiritual esta en plena acción.

Es sabido que el bienestar integral de todo individuo requiere de un equilibrio inteligente entre lo emocional y lo racional, entre lo corporal y lo espiritual; exige también el cultivo de la inteligencia emocional, una óptima calidad de relaciones y el conocimiento de uno mismo, pero aunque pareciera completo es indispensable el ejercicio de nuestra inteligencia espiritual, la cual nos lleva a tomar plena conciencia desde el simple hecho de estar vivo hasta cual es nuestro destino mientras estamos en este camino llamado vida.

Y cómo este tema es en verdad interesante y de muchos matices será en nuestro siguiente post donde explicaremos a fondo como funciona nuestra inteligencia espiritual y de que manera le podemos sacar provecho para así lograr el equilibrio completo de nuestro ser.

Les seguimos agradeciendo sus comentarios y los invitamos a participar activamente a través de ellos o por medio de nuestra página en Facebook y por Twitter. Que tengan un excelente día y lleno de calor y amor familiar. Salute!

La Escuela de Hoy: Educandonos Para Ser Mejores Personas

Siguiendo con el hilo de ideas que he estado planteando acerca de como nuestros hijos, sean pequeños o adolescentes, deben ser enseñados por nosotros a ser moderados y equilibrados tanto en el área financiera como en el uso de la nueva tecnología, queda entonces como punto y meollo central de análisis, que papel juega el sistema educativo en su formación, tanto en las áreas de conocimientos básicos como en las que corresponden a las de su desarrollo humano y de valores.

Y leyendo esta semana la revista “Mente Sana” que dirige el Dr. Jorge Bucay, reconocido terapeuta gestalico, menciona en su editorial de Diciembre del 2009 lo que en la actualidad esperan las familias del sistema escolar para sus hijos y lo que a su ves esta pide de ellos. Esta lista abarca los siguientes aspectos:

De los padres a la escuela estos esperan:

  1. Una aportación de datos y conocimientos diversos que servirán para “toda la vida”, osea los que ayuden a los niños y jóvenes a ser exitosos en sus futuros trabajos.
  2. Un sólido entorno social que haga de la escuela un lugar a donde el niño quiera ir y que lo entrene en el área de las relaciones interpersonales para ser capaz de convivir con otros al llegar a ser adulto.
  3. Un ambiente que lo forme y eduque en valores esenciales que orienten su postura ética y moral, al mismo tiempo que lo alejen de desvíos conductuales y comportamientos antisociales.
  4. Un espacio seguro que valide y respete a los niños como individuos diferentes y libres, impulsando sus capacidades y ayudándolos a superar obstáculos.

Ahora bien, ¿Qué es lo que las escuelas esperan de nosotros como padres? Nos parezca o no estas son sus expectativas:

  1. Un compromiso activo con respecto al observamiento de las reglas exigidas a su sistema: horarios, aseo, uniformes, asistencia, etc.
  2. Un apoyo efectivo a la hora de reforzar en casa lo aprendido en clase, lo cual incluye ayuda en las tareas de los niños, provisión de materiales para hacerlas y reforzamiento de ciertos hábitos como la lectura, la disciplina y el respeto a las autoridades.
  3. Cuidados básicos (alimentación sana, descanso suficiente y demostraciones de afecto), además del consabido tiempo de calidad dedicado a ellos: paseos, juegos, diálogos. Con lo cual se pretende alejar a los pequeños de acaparamientos con el Internet o televisor.
  4. La presencia activa e interesada de los padres en las juntas escolares que tengan que ver con la mejora continua de la educación y el cuidado del entorno escolar.

Como se ve, aunque podría parecer que de ambas partes las exigencias son razonables, la realidad es que el escaso tiempo que se tiene a causa de que uno o ambos padres viven inmersos en sus trabajos, ocasiona que rara vez se de uno cuenta de cumplir con su parte, y se pretende dejar totalmente en manos de la escuela la formación integral del niño, lo cual causa en determinado momento confusiones tanto en padres como en los hijos e incluso los maestros, por querer suponer lo que debe ser la obligación de cada uno de ellos.

En definitiva en lo que respecta a conocimientos educativos y una calidad en la infraestructura, corresponde a la escuela el otorgarlos, pero es primariamente nuestra responsabilidad como padres el formar a nuestros hijos desde que nacen en cuanto a  lo que es su desarrollo humano. Nunca se podra sustituir el convertir a nuestro pequeño en un adulto equilibrado, responsable y comprometido con una clase de Ciencias Naturales o de Matemáticas. Si deseamos que ambos caminos, el de la enseñanza en el aula y el que recibe en el seno del hogar, se entrelacen y provoquen el resultado que como padres tanto anhelamos (Un profesionista de éxito) comencemos por darles a ellos el tiempo necesario para hacer de su estancia en los salones de clase no algo que los atormente y los haga sentir frustrados y estresados, sino una transición agradable e incluso divertida si se usan métodos alternos para ayudarles en las áreas que se les dificulten. No por algo cada año se presentan cada vez mas casos de deserción en las escuelas, por el alto grado de frustración que manifiestan los alumnos al sentir que “no pueden” con sus asignaturas, o peor aun, creer que no nacieron para el estudio.

Lamentablemente el tipo de educación que reciben los chicos, los orilla a hacerlos como computadoras llenas de datos, sin que comprendan para que sirven estos, y sin motivarlos a cuestionar si lo que les enseñan es valido, verdadero y único. Rara vez se les mueve a buscar otras respuestas, otros caminos de solución, así que la enseñanza se vuelve metódica, repetitiva e incluso fastidiosa.

Pero no todo es oscuro en este panorama, gratamente han surgido estudios como el de la Inteligencia Emocional, los cuales se han propuesto probar que el famoso IQ, ya no es medible tan solo por el conocimiento reproducido a la perfección, sino que es un conjunto de varias cosas, incluidas entre ellas las que tiene que ver con el desenvolvimiento del individuo en su vida diaria. El equilibrio emocional y psicológico se vuelven entonces, en piezas fundamentales para que se conviertan en triunfadores absolutos en un medio que día con día se vuelve ferozmente competitivo, y donde saberse expresar y desenvolverse es tan valioso como el conocimiento cognoscitivo. 

 Resumiendo entonces, aunque reconocemos que recae en las escuelas una buena parte de la formación de nuestros hijos, es en gran medida nuestra responsabilidad el hacer de ellos el día de mañana, los adultos felices, comprometidos y realizados que ocuparan el lugar que nosotros ahora tenemos. Y esta tarea solo será completada satisfactoriamente en la medida en que como padres, nos involucremos no solo en que aprendan de memoria las materias, sino ademas, y lo mas importante podríamos decir, en inculcarles en sus mentes y corazones aquellos valores que los harán seguros de si mismos, y dispuestos a afrontar cualquier obstáculo que se les presente en su vida diaria, sin temor a fracasar.

En el siguiente post se analizara cuál es en realidad la mejor escuela para nuestros hijos y como influira está en el desarrollo de sus capacidades.

Y si tienen alguna duda, comentario o sugerencia por favor haganosla saber y con mucho gusto seran recibidas. Todo es de ayuda y retroalimentación tambien para nosotros y es una forma tambien de crecer. Gracias y Salute!

A %d blogueros les gusta esto: