Posts Tagged ‘presupuesto’

Simplificar Finanzas Siendo Realista con mi Presupuesto

Es un hecho: Decir que planificar finanzas es solamente tener que hacer por escrito un presupuesto mensual, son meras palabras. Díganmelo a mi, personalmente me consideró una persona muy meticulosa en esa área, y sin embargo, mes con mes descubro con horror que por alguna razón “desconocida” gaste más de lo que planeé en nuestro presupuesto familiar. Ni yo misma me lo explico, porqué ¿Cómo entonces llegó a pasar que por ejemplo al final de un mes me pase por mas de $2,000.00? ¿En que gastamos de más si llevo de manera muy cuidadosa cada compra? ¡Vaya uno a saber! Lo que es un hecho es que a veces por más que uno se planifique, al final resulta que por alguna razón se nos va la mano.

Y no que uno no quiera, ni se esfuerce en lo posible por ahorrar, pero es cierto también que, a muchos nos gusta la buena vida, y darnos de ves en cuando ciertas, como decirlo, “permisiones”, sobre todo cuando sabemos que nuestra cuenta bancaria esta recién llenada con los pagos recibidos durante las quincenas, lo cual nos hacé sentirnos “poderosos” y caer en la tentación de darnos la oportunidad de gastar en ciertos “lujitos” que en otros casos los veríamos como totalmente innecesarios. Como por ejemplo, un fin de semana llendonos a comer a algún restaurante o comprarnos ese delicioso Frapuccino Latte Cajeta de Starbucks que tanto nos encanta, ya que total, por una vez no pasa nada, o al menos eso queremos creer.

La dura realidad llega cuando al hacer las cuentas, estas no cuadran, y entonces viene la pregunta que tanto nos atormenta ¿Pues en que gastamos de más? Y si eso ya es en si una dura pregunta cuando se tienen ingresos fijos, ahora imagínense en quienes los tiene de manera irregular. No se puede culpar a nadie, la realidad es que son situaciones bastante difíciles de planear, y pues tampoco se trata de ser tan cuadrado que nunca jamas nos demos la oportunidad de gastar en cosas por el simple gusto de hacerlo y nomas.

Así que en mi caso personal les contaré mi manera más o menos efectiva de poder controlar gastos sin tanto remordimiento, y claro que habrá expertos en finanzas que manejen por medio de formulas matemáticas y científicas el llevar gastos completamente controlados y planificados, los cuales no demerito en absoluto, mi punto es que finalmente cada uno se conoce y sabe manejar de manera individual, porque es bastante cierto, que lo que funciona para unos es diferente para otros. Y los invito a que también expresen sus opiniones y la manera en que a ustedes les funciona sus finanzas, e incluso si nada de lo que has hecho te ha servido, comparte tu experiencia, ya que si no te damos la solución al menos podrás desahogarte.

1. Agenda, lápiz y calculadora. Es quizás lo más trillado pero finalmente es lo más efectivo, porque eso de andarse uno ateniendo a la buena memoria de plano no es de fiar. Apunta por mes cada gasto que tengan que hacer: Pago de hipoteca o renta, luz, teléfono, gas, agua, despensa, tarjetas de crédito, departamentales, préstamos, colegiaturas, gasolina, etc. Aquí es importante especificar por mes cuales pagos son regulares, cuales son bimestrales, y cuales son de una sola vez. Organizar nuestros pagos nos ayudará a saber con cuanto contamos y con cuanto nos quedamos al final de cada mes.

2. Priorizar. ¿Tienen algún pago que en verdad les quite el sueño? siéntense como pareja o familia y hablen de manera directa y honesta, porque de otra manera solo le dan la vuelta al asunto. Sumen sus ingresos, resten sus pagos del mes y vean si lo que les queda puede servir para dar un poco más a esa cuenta que esta sobregirada. Revisen también que están pagando y si hay algo que de plano no vale la pena seguir teniendo (por ejemplo plan de telefonía celular, televisión de paga, membresía de club o gimnasio) y cancelen. El punto es obtener dinero y dejar de gastar en cosas que no son útiles de momento.

3. Comunica y vencerás. En el punto anterior les mencione sobre hablar sobre sus pagos y gastos, por lo cual es valioso el repetirles que la única manera de salir de deudas es la comunicación. Saber como pareja cuanto gana uno como el otro les ayudará a como manejar mejor sus deudas. olvídense de eso de que un hombre nunca le dice a su pareja cuanto gana o gasta, eso es una soberana tontería y más cuando hay compromisos de por medio como los hijos. Si tu hablas y dices con cuanto dispones, harás conciencia en los demás miembros de tu familia de como llegar a lograr un equilibrio financiero, que de otra manera resultará en un total caos.

4. Caja Chica. ¿Te ha sucedido al final de un día que te quedas con algún dinerito sobrante? Bueno, pues no lo gastes, guárdalo en algún lugar como un bote o alcancía y si te haces el hábito de hacerlo diario, veras como al final de unos cuantos muchos meses te habrás hecho de un buen ahorro, que quizás te ayude a pagar alguna cuenta. En mi caso personal yo soy de las que al final de cada semana agarro $100.00 o más y los pongo en un sobre, si llegado al caso tenemos un gasto inesperado ese “guardadito” nos saca de un buen apuro. Aclaró de una vez que esta es una idea muy aparte de una cuenta de ahorro o inversión bancaria las cuales también son necesarias tener.

Quizás mis ideas no sean en realidad la “Gran” panacea del universo, sin embargo en lo personal han sido de gran ayuda para nuestra familia, y nos ha enseñado y mostrado con cuanto contamos en nuestro presupuesto. Y si en algún momento queremos darnos un gustito, no nos descalabra tanto como si lo hiciéramos prácticamente a ciegas y desconociendo con cuanto tenemos en nuestras “arcas”.

Los adolescentes y el idioma del dinero 2 (trabajado es mejor)

En el post anterior a este tema hablaba acerca de la necesidad de fomentar en nuestros niños y adolescentes sobre todo, la importancia de tener su primer presupuesto, y en base a este el que ellos hagan conciencia acerca de los gastos que deben pagar a diario, y la responsabilidad que significa el manejar dinero que no solo se les da por obligación de parte de uno como padre.

La realidad triste y dura es que muy rara vez de esto los chicos aprenden algo que no sea que si se les llega a acabar el dinero antes de lo previsto, en su presupuesto asignado por semana, quincena o mes vuelven a pedirnos lo que les hace falta y muchas veces sin pensarlo se los damos. ¿Qué hacer? ¿Cómo enseñarle a mi adolescente que uno no siempre puede darles dinero para todo lo que se les antoje, sin parecer egoístas o llegar a tener un gran sentimiento de culpa paterno?

En mi experiencia con mis propias hijas creo que el asignarles trabajos ya sea dentro o fuera de casa es lo mejor para empezar. Si son menores de edad muy difícilmente o más bien imposible sera que entren a un Mc Donlads u otro de esos negocios a realizar sus primeros pininos laborales. Tengo una amiga que incluso cuando su hijo cumplió los 16 años lo mando a trabajar de cerillo al super, y aunque a no muchos padres les agradaría la idea aquí lo importante es generar en los chicos la conciencia de que para poder disfrutar ganancias fáciles a veces hay que “ensuciarse” un poco. Ayudar en las labores de casa no debería ser una manera de pagar a nuestros hijos ya que es responsabilidad de cada miembro de la familia el participar en ello por el bien general, pero hay algunas “labores” que pueden ser la excepción y en ese caso “pagarles” por hacerlo.

Cortar el césped si es que tienen en casa o de otros, lavar los coches ya sean los propios o de los vecinos, sacar a pasear mascotas, cuidar niños (si es que tienen la paciencia), son algunas de las cosas en que ellos pueden muy bien participar y de paso ganar su primer dinerito, que créanme después de realizar cualquiera de las tareas que mencione antes, aprenderán a valorar peso por peso lo mucho o poco ganado.

Es bueno también mencionar que al crear en ellos una mentalidad que no todo lo nuevo comprado por impulso o moda es por lo general lo mejor, les ayudará a tener una percepción más clara y objetiva acerca de adquirir por necesidad, a gastar por simple compulsión. 

Como podrán ver, hacer de nuestros hijos adolescentes, individuos capaces de manejar sus primeras finanzas personales no es tan difícil y complicado, solo se trata de tener un poco de creatividad para que tanto nosotros como ellos hagamos de el uso efectivo del dinero y su tiempo, una magnifica oportunidad de aprendizaje y de paso que resulte en un ahorro para el presupuesto familiar.

Como siempre si tienen alguna idea o sugerencia extra para el tema, los invitamos a que las escriban, ya que todo es nos es bueno para aumentar el conocimiento en general y así compartir incluso experiencias. Que tengan un gran inicio de semana y continuamos en familia… Salute!

Adolescentes y el idioma del dinero

Cuando mi pequeña niña paso de la infancia a la emocionante etapa de la adolescencia (aunque probablemente no para todos los padres sea precisamente “emocionante”) recuerdo que no solo su cuerpo comenzó a tener cambios, sino que también su manera de vestir y de hablar. Es increíble ver como de ser los “super héroes” para nuestros hijos, caemos de un día para otro hasta el nivel de “pasado de moda”, y ya hasta lo que uno piensa es obsoleto y gracioso para ellos. Y dentro de todos estos cambios de pesadilla, vienen junto con estos, su gusto creciente y más que peligroso por todo lo material: Que si quiero un Ipod Touch, que si un IPhone, que si una lap top, que si la sudadera de moda debe decir Abercrombie… en fin, que la lista abarca tantas cosas, que incluso si hace uno memoria, nosotros quizás poco tuvimos lo mismo a su edad. Y es que los tiempos cambian… pero el costo de las cosas no.

Tristemente estamos en una época en que todo podremos decirle a los hijos menos la palabra NO. Ya todo se vuelve negociable para ellos, o peor aun, una imposición obligatoria, ya que desde pequeños los hemos acostumbrado a darles todo sin casi ninguna restricción de nuestra parte, lo cual les hace tener la falsa impresión de que tienen por derecho y sin discusión, de recibir absolutamente TODO lo que nos piden.

En mucha parte debemos reconocer que nosotros hemos tenido la culpa, ya que el argumento más fuerte para apoyar esto es el de “Quiero que mi hijo/a tenga todo lo que yo no pude” y sin embargo pasamos por alto que en realidad al darles todo, les estamos haciendo mas un daño que un bien a sus vidas, ya que es seguro que al llegar a ser adultos muy poco tendrán para enfrentarse al mundo real que impone que para ser alguien hay que luchar por ello y no solo extender la mano.

Es por eso que se hace importante el enseñarles desde pequeños el valor del dinero, y no solo el de recibir una x cantidad de dinero los Domingos, sino también y más allá el de poder mostrarles que todo tiene un costo, y lo que implica el pagar algo con ese dinero a cambio de obtenerlo. Quizas ya tus hijos no son tan pequeños y están en la etapa en que sino están y tienen materialmente como los demás chicos de su edad, se sienten diferentes o rechazados, ya que la cultura de lo material es lo único que vale para tener y hacer “amigos”.

Una propuesta que leí hace poco en una revista americana es la de organizarles su primer presupuesto. Quizas suene raro el hacerles algo que incluso para uno como adulto resulta casi imposible, pero ahí reside lo interesante, ya que al hacer juntos como padres e hijos un presupuesto ya sea semanal, quincenal o mensual les ayudara a ambos a entender el manejo sabio del dinero y la mejor manera de administrarlo para que cubra las necesidades básicas tanto de un niño como de un adolescente en sus gastos de cada día. Una cantidad dada por ejemplo, a la semana deberá cubrir alimentos, transporte (si es que toma camión para ir y venir a la secundaria o preparatoria), y cosas como copias o el pago de algún tramite escolar inesperado. Será el compromiso del chico hacer que le rinda esa cantidad durante una semana y si algo le llegará a quedar, motivarlo a que en vez de gastarlo lo ahorre, y así con esos sobrantes poderse costear una ida al cine o a comer con sus amigos.

Créanme que hacer que nuestros adolescentes se hagan responsables de sus propios gastos y gustos será una buena lección tanto para ellos porque así podrán valorar lo que es gastar incluso en un café de Starbucks o unas papas de C&A, hasta para nosotros que a veces no le vemos el fondo a tanto gasto y pedidera de dinero que por pequeños que sean tiene un peso sobre nuestros pesos. 

Si tu como papá tienes algunas otras ideas para ayudar a los adolescentes y niños a ser más prudentes con sus gastos les invito a que los compartan y así de paso darnos una ayudadita entre todos. Y ya para el siguiente post seguire un poco más con este tema e ideas para que los chicos hagan su propio dinerito…. Salute!

Cursos de Verano: “Papá, mamá ¡Me aburro en casa!”

Ya estamos en cuenta regresiva y le quedan a nuestros peques unos cuantos días de clases para por fin salir de vacaciones y descansar de un año de labores escolares. Sin embargo, al mismo tiempo viene el también famoso dilema para los que somos papás, porque al ser vacaciones solo para los niños y no para nosotros (ya que el trabajo para uno sigue), viene como cada año la disyuntiva de decidir si el  niño toma o no alguno de los muchos cursos de verano que se ofrecen para que así este no se aburra, o se la pase haciendo alguna travesura que los ponga en peligro.

Los cursos de verano nacieron en respuesta a una necesidad para el entretenimiento de los niños durante sus vacaciones;  además de permitirles contar con espacios donde estuvieran protegidos, y de ofrecerles la opción de entretenerlos, divertirlos y educarlos, todo al mismo tiempo.

La realidad es que no todos contamos a veces con el presupuesto para poder mandarlos a un buen curso de verano, ya que los precios pueden oscilar entre los $500.00 semanales hasta los $2,000.00 dependiendo de que y quien los ofrezca. Y pueden ser desde talleres artísticos o de regularización académica hasta campamentos deportivos o recreativos en lugares abiertos.

Aun así, la idea de imaginar a nuestros hijos sentados durante horas frente al televisor con el video juego, o en la computadora mientras acaban sus vacaciones, que son de aproximadamente un mes y medio, tampoco nos resulta nada atractiva, ya que eso significa ademas del sedentarismo y el estar sin ningún tipo de actividad física, el de pasársela comiendo a lo largo del día pura comida chatarra. 

Afortunadamente ya existen en muchas ciudades de la República Mexicana lugares accesibles económicamente y que son financiados por los gobiernos municipales y estatales, en los cuales los niños pueden disfrutar de actividades tales como danza, pintura, natación, fútbol, etc. y que representan una gran ayuda en estos tiempos difíciles.

Aún así, ya sea que pagues por un curso privado o te decidas por uno del gobierno de tu ciudad, siempre es bueno tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Que sea atractivo para los niños y donde se sientan a gusto. Nunca debe imponerse algo solo por el gusto del papá.
  • El lugar en donde se realicen los cursos de verano, debe contar con amplia experiencia y prestigio comprobables.
  • Este debe cubrir los lineamientos que marcan las diferentes autoridades locales o federales.
  • El curso debe contar con gente debidamente capacitada y calificada, que tenga experiencia en el manejo de cursos de verano. Si como padre no estas seguro de este punto, para cerciorarte, puedes hacer la siguientes preguntas:

1. ¿Cuantos años tienen de impartir cursos de verano?

2. ¿Quiénes son los encargados de tratar directamente con los niños?

3. ¿Quién es el supervisor de los maestros?

  • Verificar que en el lugar donde se realicen los cursos, cuenten con instalaciones adecuadas para la realización de las actividades. asegúrate de que no sea una casa, taller o espacio que se acondicionó sólo para la temporada.
  • Cerciorarse si con el costo del curso hay alguna póliza de seguro en caso de accidente y como aplica.
  • Que el lugar cuente (según sea el caso) con doctor, enfermera y botiquín de emergencia. Es indispensable también señalarle al maestro quien se encargará de su hijo, las enfermedades que padezca o si está bajo algún tratamiento médico; indicarle el horario y la dosis, así como el nombre y teléfono del médico o persona responsable.
  • Debe contar con elementos de vigilancia que controlen la entrada y salida de las personas a las instalaciones. Lo mismo aplica si al ser instalaciones deportivas cuentan con vestidores y accesos únicamente para los niños.
  • asegurarse de que los niños sean recibidos y entregados directamente por el maestro o encargado, y que para recogerlos sea necesario mostrar algún tipo de identificación o credencial proporcionada al inicio del curso.

Como ven, saber buscar un lugar que sea bueno, bonito, barato pero sobre todo seguro para nuestros hijos no es tan imposible si nos dedicamos con esmero a encontrarlo, y siempre será de gran ayuda para quienes trabajan, el poder dar a las vacaciones infantiles un toque divertido o didáctico para que no se pasen un verano en blanco y aburrido. Recuerden que no se trata de deshacerse de los niños, sino de que ellos mismos encuentren una motivación al realizar la actividad de su preferencia. Teniendo esto en mente no me resta más que desearles unas increíbles vacaciones y que aparte de los cursos de verano, ocupen también este tiempo de descanso escolar para convivir y estrechar lazos con sus peques. Siganos mandando sus opiniones y comentarios que son como siempre gratamente recibidos. Hasta la proxima… Salute!

 

A %d blogueros les gusta esto: